El gran ‘Zurdo’ Álvarez

diciembre 20, 2018

Tiempo de Beisbol

(CHARROS DE JALISCO SIGUE MARCANDO EL PASO RUMBO A LA CALIFICACION)

(TIEMPO DEL RECUERDO: El 20 de diciembre de 1977, Tucker Ashford de los Potros de Tijuana bateo el ciclo en juego de 14 entradas contra los Yaquis de Ciudad Obregón.Con esta actuación empató records de otros que han logrado hacer esto en la LMP. De los tiempos que la LMP tenía temporadas de muchos juegos, los Cañeros de Los Mochis tienen el record 97 juegos en una campaña. Esto fue en 1967 que la liga se llamaba Sonora-Sinaloa).

= = =  =

Ahora que no surge mucha información del beisbol, salvo por los circuitos de invierno que encabeza la LMP, voy a recordar una de las anécdotas más increíbles que publiqué en mi libro El Fantástico Mundo del Beisbol.

Francisco “Zurdo” Alcaraz fue un magnifico pitcher además de que era reconocido como buen bateador. Allá por los años de los 40s fue parte de un seleccionado de jugadores de la LMB que fueron a Cuba para jugar contra los potentes equipos del país antillano. Se lució Pancho con el bat y como pitcher, se recuerda el duelo que le ganó a Jiquí Moreno que por esos años era gran prospecto para llegar a las Ligas Mayores.

En México se reconoció ese éxito y ya se pueden imaginar la euforia de los aficionados en Guaymas y Empalme, Sonora, la tierra del zurdo Alcaraz, quien nos contó lo que sucedió cuando llegó a Empalme vía ferrocarril. Bajó del tren y la gente que lo esperaba quería saludarlo, cargarlo y llevarlo así a la ciudad. Dice que como pudo logró zafarse y corrió hacia el estacionamiento donde vio un taxi. De inmediato se subió y le dijo al taxista que arrancara, en el camino le preguntó el chofer que a donde lo llevaba. Le dijo al centro para ver donde me escondo.

Pasaron los años, Pancho terminó su carrera de jugador y se hizo ampáyer. Horacio López (“Macacho”) era el presidente de la LMP y  lo ayudó para que trabajara como ampáyer. Así sucedió y destacó bastante en su nueva profesión, pero no falta uno de esos malos días y una noche estuvo ampayando en home. Fue en el parque “Abelardo L. Rodríguez” de Guaymas. La gente empezó a meterse con él porque pensaban que estaba ayudando al rival de los Ostioneros.

Llegó al clímax el enojo de los aficionados que se metieron al terreno tratando de agredirlo, pero se escapó por uno de los dugouts y llegó a la calle donde una vez más vio un taxi, se subió y le dijo al chofer que arrancara de inmediato. En el camino el chofer le hizo platica, “oiga, amigo, fíjese que usted me recuerda a uno que llegó en el tren, fue en Empalme, y también salió como usted, desesperado para llevarlo a donde esconderse”. ¡”Fui yo”! Respondió Pancho.

Empalme y Guaymas son dos ciudades que están juntas, nada más les divide el Puente Douglas, en donde Pancho tuvo sus días aciagos.

[email protected] [email protected]