Don Larsen y su épico juego perfecto

octubre 15, 2018

Lanzando para Home

Cuando Don Larsen lanzó el juego perfecto en la Serie Mundial de 1956, estaba viviendo en Baja California, pero no me perdí las narraciones de Buck Canel, Musie LaCavalerie, que era venezolano y el mexicano Eduardo Orvañanos. Estando en Mexicali, escuché la Serie Mundial de 1954, cuando Beto Avila jugó con Cleveland y fueron barridos por los Gigantes de Nueva York.
Al año siguiente, ya en Ensenada, escuché como los Dodgers de Brooklyn, por primera vez ganaban un clásico sobre sus eternos verdugos, los Yankees, con aquél gran juego que lanzó el zurdo Johnny Podres, el Martes 4 de Octubre de 1955, venciendo 2-0 a Tommy Byrne. En 1956 me dí cuenta como apalearon a Don Larsen en su primera salida el 5 de Octubre, durando en la loma una entrada y dos tercios, aunque no perdió el juego, lo perdieron por 13-8. Ya en el Yankee Stadium los Mulos ganaron 5-3 y 6-2.
El manager Casey Stengel no le tenía mucha confianza a Larsen, aquel Lunes 8 de Octubre y le dijo que pitchara bien durante cinco o seis entradas y del resto se encargarían los relevos. Claro que Stengel se sorprendió con el juego que lanzó en forma perfecta y fué el primero en felicitarlo. Una noche antes, Larsen había tenido un encuentro con Francisco “Cuasi” Burgos, que era su amigo y que había sido nombrado Presidente de los Yaquis para la siguiente temporada en la Liga de la Costa.
Larsen había estado en Obregón en la temporada de 1953-54 y se hizo muy amigo del señor Burgos.
Ese verano había estado con los Cafés de San Luis, con números de 7-12 y 4.16 en efectividad. Como los sueldos en grandes ligas, no eran tan buenos como ahora, vino a Obregón como pitcher y además cubrió el jardín izquierdo, bateando 10 cuadrangulares y empujó 23 carreras. Esa noche se arregló con Larsen para que volviera con Obregón, pero con el juego perfecto que lanzó, le sobraron ofrecimientos.
Larsen nació en Michigan City, Indiana, pero vivió en San Diego, donde estudió High School. Empezó a lanzar en las Ligas Menores a los 19 años y en 9 temporadas tuvo 60 ganados por 44 perdidos y en Ligas Mayores en 14 campañas, se adjudico 81 victorias por 91 derrotas. Ganó 72 mil dólares de por vida, pero 34 mil fueron cuando estuvo con los Yankees. Además vistió las franelas de Cafés, San Francisco, Houston y Chicago. Su historial en general no fue bueno, pero nadie ha igualado la proeza de lanzar un juego perfecto y en Serie Mundial, cosa que vemos muy dificil que vuelva a suceder…Después más lanzamientos.