De “fatiga extrema” y dopados

septiembre 25, 2019

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.- Entre  los  29   peloteros  mexicanos  que aparecen  en   la llamada  “fatiga extrema”, solamente  uno  que  la gira  en  las Mayores  ha  reportado a  la Liga  Mexicana  del Pacífico en  los últimos  años,   Óliver Pérez (Cleveland), que siempre  llega  a la cita  con  los Tomateros de Culiacán.

 

En  cambio,  ni sus  luces  de Roberto Osuna (Houston),  Víctor Arano (Filadelfia),Giovanny Gallegos (San Luis) y  el prospecto  de los Padres  de San  Diego,  Luis Urías,  quienes seguro tampoco contemplan en su agenda el ciclo otoño-invierno que se avecina.

 

En  cuanto  a los  de ligas menores,  casi todos  son  vistos en  la LMP,  entre ellos, el  ascendente  jugador  de cuadro de  los Tigres  de Detroit, Isaac Paredes  y   el pitcher  de relevo de los Diamantes de Arizona, Miguel  Aguilar, ambos de los   Yaquis  de Ciudad  Obregón.    

 

CONTRA las expectativas que  suponen  un circuito de ideas modernas, respetuosa de las formas, la casi centenaria Liga Mexicana revela sin rubor  sus miserias, ocultando  a los  dopados, que los hay en pleno siglo 21.

 

 Ni siquiera los identifica con un fulano “N”,  como acostumbran  ahora  los medios  informativos del país para mantener, atendiendo recomendación de la Comisión de Derechos Humanos, el anonimato de los delincuentes.

 

 Del infractor en turno solo se supo  que es miembro activo  de los Diablos Rojos y que pagará de su bolsillo o de parte de la tesorería  del  club, el equivalente a cinco mil  dólares, unos  95 mil  pesos que hacen una “bonita” suma.  

 

TRES de tres: El dominicano de los Leones de Yucatán, César Valdez (15-2, 2.26), amarrado  para Lanzador  del Año, se ha estado riendo de sus desfiguros en la postemporada 2019, compilando 3-0 y un alto 4.50 en carreras limpias en cuatro aperturas, incluida la del primer desafío de la Serie  del Rey (7e, 4h, 4c, 3jrs, 13k 1b).  

 

 Los Acereros de Monclova también iniciaron con una derrota las series finales de 1998 (0-4) contra los Guerreros  de Oaxaca y 2015 (1-4) frente a los Tigres de Quintana Roo, en  la primera,  también  empezando en casa.

 

Héctor Daniel  Rodríguez,  probado  y certificado  en  postemporada, no será  materia dispuesta para  los  Acereros en la serie por la corona, afectado  de un  desgarre en el brazo que sufrió cuando enfrentaba en Tijuana a Maxwell León, en el primer inning  del  sexto cotejo de la final norteña.

 

 “EN esta liga no hay mañana, hay que estar día a día ganando porque son muy pocas las oportunidades. Va a ser algo grandioso”. ¿Quién lo dijo?  A) El nuevo dueño de los Algodoneros de Guasave, Alfredo Arámburo.  B) Édgar González, antes  de  su primer  entrenamiento con los Sultanes de Monterrey. C) Vinicio Castilla,  manager de los Naranjeros de Hermosillo.

 

La respuesta en caliente: El pitcher  ex ligamayorista Édgar González,  en un de cajón comparativo entre  el  largo viaje en la pelota del establecimiento con paradas en las estaciones primavera, verano y otoño  y el  breve de  la Mex Pac.

 

OBSERVACIONES:  El utility Daniel  Castro (.238, 3, 19),  quien participó  en sucursales Rookie y AAA de Colorado  y Seattle,  quedando, francamente lejos de la posibilidad de un retorno al Big Show, reportó a Águilas  de Mexicali,  en Scottsdale,  Arizona.

 

Mientras, a Monterrey, arribó algo demorado uno de los reclutados de lujo en el draft de expansión,  en  mayo pasado, en la capital de Nuevo León: Issmael  Salas, cortesía de los Tomateros de Culiacán.

 

Los Sultanes, que paulatinamente van  calentando la plaza, tomarán la carretera rumbo  a Reynosa, Tamps., donde el fin de semana en puerta, disputarán  los primeros juegos de preparación de su historia en la Mex Pac, tres contra los Charros de Jalisco,  en el estadio Adolfo López Mateo.

 

d[email protected]

 

[email protected]