Crisis + Mala planeación = Estadios Vacios

septiembre 22, 2018

Slider del Mayab

La situación económica de la mayoría de las familias en nuestro país se encuentra realmente lacerada debido las alzas desproporcionadas en combustibles, servicios y productos de la canasta básica. Lo anterior convierte a los eventos de recreo y diversión como lo es el béisbol, en opciones de sexto o séptimo orden.

Es indudable que la economía actual no es la de antes y hoy día, la gente tiende a ser más selectiva y pensante al momento de efectuar gasto alguno.

Uno de los principales motivos por los cuales la Liga Mexicana de Béisbol (LMB) decidió modificar el formato de competencia a dos torneos fue para despertar el interés de la afición y que éste impactara de forma positiva en las taquillas para todos los equipos. Hecho que indudablemente no sucedió.

Seguramente la decisión de los dos torneos se sustentó en proyecciones dotadas de gran optimismo y enfocadas a una agresiva campaña de marketing, copiada sin duda del esquema manejado por la principal liga de futbol en México.

Se vislumbraron dos torneos cargados de gran emoción con oportunidades de calificar para todos los equipos hasta el último día y con dos playoffs con estadios a reventar. La realidad fue otra.

En mi opinión, uno de los factores que no se consideraron en esta planeación, son los efectos de la crisis en los bolsillos de las familias, lo que lógicamente desplazaría al béisbol en la escala de necesidades del aficionado.

En la temporada 18.1, los playoffs calaban un enorme surco en las finanzas de la afición y mientras esto pasaba, los aficionados de las plazas que habían sido eliminadas simple y sencillamente se enfriaban sin tener béisbol.

Para el torneo 18.2, los aficionados de los equipos que no llegaron a la Serie del Rey no volvieron a prenderse y la afición de los equipos finalistas se encontraban ya satisfechos con lo obtenido por sus equipos, estaban financieramente gastados y entrando a meses del año en los cuales el gasto escolar se vuelve gran prioridad.

Todo lo anterior, sin considerar que muchas plazas mantuvieron precios realmente altos en temporada regular y para los playoffs triplicaron el precio de los boletos de acceso al estadio.

A diferencia de Toros de Tijuana, Sultanes de Monterrey, Leones de Yucatán y Acereros de Monclova; equipos que de una u otra forma mantuvieron entradas aceptables, los demás equipos LMB simple y sencillamente no pudieron ver retratados en sus estadios más aficionados, pero el contrario, cada vez eran menos.

Considero que existieron buenas intenciones con el cambio de formato para este 2018, pero simplemente no funcionó, es bueno reconocerlo y por tanto cambiarlo.

De igual manera aprecie muchísimos errores puntuales en la planeación financiera por parte de LMB, pues se enfocaron a pensar en sus bolsillos y no en el de los aficionados.

Alguno de los factores que considero, influyen de manera importante en las bajas asistencias a los estadios, son los siguientes:

Los altos costos de los alimentos y bebidas que son vendidos en los estadios.
El alto costo de la gasolina para los traslados de los aficionados.
Hoy día, el béisbol se trasmite por varias televisoras locales (hasta en tres como en el caso de Yucatán)
Los meses de agosto y septiembre son meses especialmente duros para la economía de las familias mexicanas.
Se transmite por redes sociales, por lo que es fácil verlo desde cualquier punto.
Exceso de partidos a la semana.
La baja calidad de algunos equipos.
Aficionados sensibles por el desmantelamiento de equipos del mismo dueño.
La falta de jugadores insignia e ídolos.
La crisis generalizada de nuestro país.
La alta potencialidad de lluvia en esa etapa del año.

 

Es importante que la Liga Mexicana de Béisbol, en vez de estar planeando como extender su calendario e invadir los tiempos de otras ligas, se enfoquen en estrategias apegadas a la calidad y no a la cantidad, así como en establecer mecanismos que aporten un equilibrio de precios no sólo en el boleto de entrada sino en los alimentos que en el interior del estadio se comercializan.

CARRERA, HIT Y ERROR.

CARRERA. Es realmente admirable la decisión del Sr. Alfredo Harp Helú de donar y mediante su fundación duplicar, toda la taquilla que se recaude durante la serie de campeonato de la zona sur, en apoyo de nuestros hermanos de los Mochis, Sinaloa que hoy son víctimas de las inundaciones.

De igual manera es importante mencionar que otros equipos y gente del gremio de la pelota mexicana, han mostrado gran disposición para apoyar de distintas maneras a la misma causa.

Es realmente triste que estas desgracias naturales sucedan, nunca se desean, pero también son momentos en los cuales sale a relucir el gran espíritu de ayuda que los mexicanos tenemos ante situaciones de desastre.

HIT. Los Sultanes de Monterrey dieron dos pasos importantísimos en su ruta a alzar la Copa Zaachila, al salir del Horno más grande de México, con ventaja de dos juegos a cero, en una serie a ganar cuatro juegos; fue un resultado que indudablemente remueve viejos temores a la tropa del acero.

Los dos triunfos regios fueron a lo acerero, viniendo de atrás; algo que la tropa del acero sabe hacer muy bien.

Otro punto importante para los Fantasmas Grises radica en que, en esas victorias, los Acereros utilizaron a sus mejorescartas del pitcheo: André Rienzo y Josh Lowell, quienes son algo así como sinónimo de juego ganado. Tanto brasileño como el estadounidense no podrán ser utilizado de nuevo, al menos en los próximos dos partidos siguientes.

ERROR. Esta sección de mi columna, se la dedico al jugador y segunda base de los Guerreros de Oaxaca, Yuniesky Betancourt, quien al término del séptimo juego de la serie ante los Leones de Yucatán se le ocurrió realizar la famosa “Bati-señal” a la afición yucateca, arriesgando a sus compañeros y persona, a una posible reacción negativa (que por fortuna no se presentó) de una afición que en ese momento se encontraba frustrada.

En mi opinión, considero innecesario ensuciar de esa manera un triunfo ganado a toda ley y con todo el mérito del mundo por el equipo bélico.

Sr. Betancourt, es importante que entienda que los grandes jugadores deben demostrar grandeza ante la derrota y también ante la victoria; cosa que sin duda usted no tiene. Nunca observé a un jugadorazo y toda entrega como el receptor Erick Gutiérrez dirigir sus festejos a la afición. Ni mucho menos me imagino a un jugador como José Altuve dirigirse de esa penosa manera a la afición de un equipo rival. Por algo usted no se mantuvo en grandes ligas y creo que ya no regresará a ese escenario, pues sus actitudes dejan mucho que desear.

¡Saludos desde Mérida, afición beisbolera!

[email protected]

@rodrigo_may