Charros y Bravos, unidos; Velázquez, enfermo

septiembre 16, 2018

Tirabuzón

Juan Alonso Juárez

MÉXICO, D.F.- En medio de la crisis que ahonda las diferencias  entre los empresarios de la  Liga Mexicana del Pacífico  y Liga Mexicana, los Charros de Jalisco y los Bravos de León no ocultan sus estrechos lazos, perceptibles kilómetros a la redonda.

Por ejemplo, la novena del Bajío realizó la mayor parte de su pretemporada para el 2018.1, en el Panamericano de Zapopan y hoy se sabe que los Charros abrirán sus prácticas mañana lunes, en el Domingo Santana de la ciudad del zapato.

Y todo porque el propietario de los Bravos, Arturo Blanco Díaz, el de la marca Potosinos Express cuya razón social apareció en la  temporada 2016-2017 de la Mex-Pac, es muy cercano a la directiva de los tapatíos y de la cual se desvaneció, abruptamente, el ex dueño de los Algodoneros de Guasave, Jaime Castro Parra. Al menos ya no sale en la foto.

 EN el balance, más de 400 juegos (425), en casi  15 temporadas, fue lo que llevó al zurdo  de los Cachorros de Chicago, Jorge De la Rosa (0-2, 1, 363), conseguir su primer salvamento en Grandes Ligas.

Pero  en los hechos, el veterano  de 37 abriles que ha estado cortante con su quinto club ligamayorista que lo rescató del desempleo al que lo arrojaron  los Diamondbacks de Arizona, lo hizo en su sexto intento.

En cambio, Luis Cessa (1-3, 2, 4.93) va de 2-2 en su aún imberbe trayectoria, ambas en 2018 en el bullpen de los Yanquis de Nueva York, donde finalmente echó el ancla tras acumular millas, viajando de las menores al Big Shoy y viceversa.

APENAS 3 mil 136 personas asistieron al estadio de Nuevo Laredo para el primer juego de playoff de los Tecolotes en territorio nacional desde 2002, cuando nadie imaginaba a la plaza fuera de la Liga Mexicana.

Les fue mejor del otro lado, 4 mil 678, en el más pequeño United Trade de Laredo, Texas, en el tercero de la serie en la que tenían la soga al cuello frente a los súper líderes del 2018.2, Acereros de Monclova (1-3).

Lo que se dice es que habrá béisbol para rato en los dos lados, pero la inestabilidad del grupo encabezado por Roberto Mansur Galán aconseja prudencia, ya que bastaría un guiño de cualquier gobierno estatal, incluido el de Veracruz, para un nuevo éxodo.

EN su primer juego en las Mayores desde el 20 de mayo de 2017– Marlins de Miami, en Dodger Stadium (2.1 e, 7h, 7c)–, Julio Urias tiró un inning de 1-2-3 (1e, 1k) en el Bush Stadium de San Luis, en una toletiza de los Dodgers a los Cardenales, 17-4.

Otra: Luego de morder el polvo y feo en Yankee Stadium (2.3, 6h, 8c),  Marco Estrada (7-12, 5.75) se va acercando a las cosechas más nutridas de derrotas entre los pitchers mexicanos, aunque parece a salvo de las 17 de Fernando Valenzuela  (12-17) en 1984 con los Dodgers

Una más: el sonorense tiene cuatro aperturas sin ganar, después de ligar victorias frente a los Reales de Kansas City y Orioles de Baltimore, el 15 y el 20 de agosto, en un lapso en que tiene 0-2 y 12.60 en carreras limpias.

OBSERVACIONES.- Héctor Velázquez (7-2, 3.65) no atendió el tañido de la campana, el viernes por la noche en que debía abrir contra los Mets de Nueva York en Fenway Park, porque se reportó enfermo—no dijeron de qué–, en una noche en la que los visitantes faltaron el respeto a los Medias Rojas de Boston…  Giovanny Gallegos aportó dos innings en blanco, noveno y décimo, en el triunfo de Memphis RedBirds (Cardenales) sobre Fresno Grizzlies (Astros) en 11 tandas, para tomar ventaja 2-1 en la serie por el título de la Liga de la Costa del Pacífico AAA.

[email protected]

[email protected]