CHARLANDO DE BEISBOL

Por Rodrigo Robles / @rodrigoroblesb

Jesús “Jesse” Flores Sandoval

Veracruz, Ver., MÉXICO. – “Si no piensas muy bien, entonces no pienses mucho”, TED WILLIAMS. –

** TERCER MEXICANO EN MLB. – Es originario de Guadalajara, Jalisco donde nació un dos de noviembre de 1914. Alrededor de 1923 emigró junto a su familia a los Estados Unidos y se afincó en un campamento denominado La Habra, dentro del condado de Orange, al sur de California. Dicho campamento estaba compuesto por trabajadores agrícolas de ascendencia mexicana.

Al cumplir 15 años en 1930, Jesse efectuó diversos trabajos para ayudar a su familia, desde limpiar establos y recolectar frutas, básicamente naranjas y limones. Las empacadoras de cítricos crearon ligas de beisbol infantiles y juveniles para sus trabajadores y ese fue el primer acercamiento que tuvo con el “Rey de los Deportes”.

En sus inicios se desempeñaba en la tercera base y eventualmente se trepaba a la lomita a pitchear.

En 1938 los Cachorros de Chicago a través de su cazatalento Truck Hannah efectuaron un tryout en la periferia de Los Ángeles. Jesse acudió para probarse como antesalista, pero al ver que eran muchos los aspirantes, se decidió a intentarlo como pitcher. Su bola rápida y la cuerva era decentes, pero lo que más llamó la atención de Hannah fue el screwball, por lo que se decidió a firmarlo.

Los Cachorros lo enviaron ese mismo año a su sucursal de la Liga de Texas Clase A con las Abejas de Bisbee, Arizona donde deslumbró con récord de 24 victorias y seis derrotas, con una efectividad de 2.38.

Para 1939 dio el saltó a Clase Doble A con Los Angels de Los Ángeles, equipo con el que se mantuvo cuatro años con los que cinceló 42 éxitos a cambio de 34 derrotas. En 1940, casi al final de la temporada, en un juego efectuado concretamente el 14 de septiembre, estaba a un out de consumar un juego sin hit ni carrera, pero Marvin Gudat le conectó sencillo y le rompió el encanto.

Llamó la atención del primer equipo de los Cachorros y fue llamado a Grandes Ligas durante la temporada de 1942, convirtiéndose en el primer pitcher mexicano en ese nivel. Debutó el 16 de abril contra los Cardenales de San Luis, con una actuación de 1.1 innings de labor. No obstante, fue devuelto al club de Los Ángeles con quienes tuvo su mejor temporada con marca de 14 juegos ganados, cinco derrotas y 2.63 de efectividad.

Su primer año en las Mayores fue fugaz con solamente cuatro apariciones, todas ellas en labor de relevo, apenas 5.1 innings de trabajo, sin victoria y una derrota, con una efectividad de 3.38 .

Esos números no pasaron desapercibidos por los Atléticos de Filadelfia, quienes lo adquirieron en septiembre de ese año. Para 1943 fue designado por el manager Connie Mack para abrir el juego inaugural en el Shibe Park de Filadelfia, enfrentó a los Medias Rojas de Boston, concedió únicamente dos imparables pero perdió el juego 1-0. Participó en 31 juegos, 27 de ellos como abridor, de los cuales 13 los tiró completos. Trabajó 231.1 entradas, ponchó a 113 bateadores, sus mejores registros en estos departamentos y ganó 12 juegos y perdió 14.

Para 1944 pitcheó en 27 juegos, 25 de ellos como abridor, ganó 9 y perdió 11; en 1945 lanzó en 29 encuentros con registro de 7-10; en 1946 tuvo su primer año ganador en Grandes Ligas con marca de nueve éxitos y siete descalabros, aunque para las curiosidades, el 22 de septiembre permitió el primer jonrón de Yogi Berra, no obstante fue su mejor año en porcentaje de carreras limpias admitidas con 2.32.

En su última campaña con los Atléticos su récord fue de 4-13, lanzó 151.1 de entradas y al finalizar la temporada de 1947 fue enviado a los Padres de San Diego que entonces militaban en la Liga de la Costa del Pacífico.

Los Padres signaron un acuerdo de trabajo con los Indios de Cleveland en 1949 y Jesse tuvo un formidable año al ganar 21 juegos a cambio de 10 derrotas, efectividad de 3.04, números que le valieron una nueva oportunidad en Grandes Ligas en 1950. El manager Lou Boudreau lo ocupó básicamente en labores de relevo, tuvo participación en 28 juegos, dos de ellos como abridor, ganó y perdió tres con con 3.74 en pcla.

En total, en siete años de servicio en las Mayores, ganó 44 juegos, perdió 59, con 3.18 de efectividad.

Ingresó al Salón de la Fama del Beisbol Profesional Mexicano en 1987 junto a Manuel “Moro” Chàvez, Guillermo “Memo” Luna, Raúl Mendoza, Juan Ley Fong y Antonio Ramírez Muro.

Afectado por complicaciones pulmonares, falleció en el Hospital St. Joseph de Orange, Calif. el 17 de diciembre de 1991.

“Si buscas la perfección nunca estarás contento”, LEO TOLSTOY en “Anna Karenina”. –

[email protected]

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

- Publicidad -
- Publicidad -