CHARLANDO DE BEISBOL

El monopolio México-Monterrey

Por Rodrigo Robles / @rodrigoroblesb

Veracruz, Ver., MÉXICO. – “Soy feo. ¿Y qué? Nunca he visto a nadie batear con su cara”, YOGI BERRA. –

** POR LA HEGEMONÍA. – La última década del siglo pasado y la primera del actual predominaron en escena tres organizaciones en el beisbol de la Liga Mexicana. Ellos eran los Sultanes de Monterrey, los Diablos Rojos del México y los Tigres.

La proporción de la distancia deportiva que guardaban en comparación con otros equipos era abismal. Olmecas de Tabasco en 1993 y los Guerreros de Oaxaca en 1998 fueron los únicos equipos que lograron un gallardete en la última década del Siglo XX a parte de los tres ya mencionados.

Los del Cerro de la Silla acapararon tres gallardetes, mismo número que los Tigres, los Diablos Rojos dos.
Durante la primera década del Siglo XXI Sultanes, Diablos Rojos y Tigres seguían dominando el escenario beisbolístico nacional, se les “atravesaron” los campeonatos de los Piratas de Campeche de Francisco “Paquín” Estrada en 2004, los Leones de Yucatán del boricua Lino Rivera en 2006 y el bicampeonato (2009 y 2010) de los Saraperos de Saltillo de Orlando Sánchez.

La “Pandilla Escarlata” acumuló tres títulos, los “Felinos” consumaron un par, mientras que los Sultanes únicamente uno.

El distanciamiento de calidad no se daba solamente entre peloteros, sino también en directivos, o bien podría decirse que el nivel de los jugadores reflejaba la calidad de los ejecutivos.

Al mirar hacía la segunda década aparecen los Tigres de Quintana Roo, quienes acaparan tres títulos (2011, 2013 y 2015), pero el Ing. Carlos Peralta, junto con Don Cuauhtémoc Rodríguez, su gran orquestador, salieron de la escena en 2017 al concretarse la venta de la franquicia a empresarios encabezados por el exligamayorista Fernando Valenzuela.

“Fue la sorpresa más grande de mi vida enterarme que el Ing. Peralta ya no tenía deseos de continuar”, expresó “Chito” Rodríguez. “En enero del 2017 me llamó por teléfono y me anunció que era un hecho que su ciclo en el beisbol ya se había cumplido”.

En la segunda década del siglo aparecen con un campeonato los Rojos del Águila de Veracruz, Diablos Rojos, Pericos de Puebla, Toros de Tijuana, Yucatán, Monterrey y Acereros de Monclova. Mayor variedad en comparación a las dos décadas pasadas.

A la Liga Mexicana llegaron nuevos dueños con otra mentalidad, con la preocupación de hacer equipos contendientes, algunos basándose en desarrollar a sus propios peloteros para consolidarse lo más pronto posible. Crearon academias particulares, realizaron intensas búsquedas de talento por todo el país.

Anteriormente los equipos o franquicias que renovaban el escenario de la pelota mexicana se dedicaban a comprar o a cambiar jugadores, pero no a desarrollar a los propios.

También es cierto que algunos de la nueva ola de directivos impulsaron su propio crecimiento basados en la apertura ilimitada para los jugadores de doble nacionalidad. El problema no radicaba en darle la oportunidad a quienes de acuerdo a la Constitución Política son mexicanos, sino a los altos grados de corrupción que existen en nuestro país.

Se prestó el escenario para tramitar actas de nacimiento y pasaportes mexicanos a quienes podían demostrar que eran hijos, nietos o hasta bisnietos de personas originarias de nuestro país, pero también dio pie a la aparición de “pochos” ilegales, aquellos que incluso tenían documentos apócrifos. Esto causó molestia de los dueños de los equipos Tigres, Monterrey, el México, Oaxaca, Tabasco, Campeche y Saltillo. Fue sin duda la gota que derramó el vaso para que el Ing. Peralta se apartara de beisbol.

Después de fuertes diferencias entre los directivos hubo que recurrir a la Asociación de Ligas Menores de Beisbol (MiLB) que fungió como arbitro, su presidente, el Sr. Pat O’Conner, emitió el veredicto de no limitar la firmar de jugadores de doble nacionalidad.

En un documento que se leyó durante una Asamblea realizada en febrero del 2017, O’ Conner argumentó su decisión basada en que se violaban los preceptos de la Constitución Política Mexicana y la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación por restricción al acceso a un trabajo, restricción de la participación en una asociación y restricción de la participación en actividades deportivas.

“Un hombre que se atreve a perder una hora de su tiempo no ha descubierto el valor de la vida”, CHARLES DARWIN. –

[email protected]

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

- Publicidad -
- Publicidad -