CHARLANDO DE BEISBOL

Por Rodrigo Robles / @rodrigoroblesb

Veracruz, Ver., MÉXICO. – “ Yo hacía mis esfuerzos en cada discusión, pero dos cosas estaban en contra mía: los árbitros y las reglas”, LEO DUROCHER. –

** LA CLAVE: FALTA DE COMUNICACIÓN. – Después de la estrepitosa actuación de la Selección Mexicana de Beisbol en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, hubo enojo y frustración entre los diversos actores involucrados en este deporte en México y comenzó la llamada cacería de brujas.

Por supuesto que lo que sucedió en Tokio no representa para nada lo que es el beisbol mexicano en la actualidad.

Lo que se ve es a grandes luces un total fracaso y una vergüenza después de que se presupuestó que se podría pelear mínimo por la medalla de bronce. Pero también es menester mencionar que es la primera ocasión que se participa en Juegos Olímpicos.

Se jugó contra dos reconocidas potencias del beisbol mundial como los son la República Dominicana y Japón, de Israel se puede decir que no posee una liga profesional, pero que llevaron jugadores con experiencia en Grandes Ligas y sobre todo de ligas independientes, y lo más importante, trabajaron con objetivos concretos y respetando su propio proceso, situación que no sucedió con el equipo mexicano.

Difiero de quienes dicen que no importa analizar el proceso, cuando es lo primero que tendría que ponerse sobre la mesa y profundizar de tal manera que explique cómo se dio dicho proceso para llegar a Juegos Olímpicos. Lo positivo y lo negativo, pero también los diversos matices que tiene el asunto. Quién o quiénes lo desvirtuaron, con qué intención, por qué se le manipuló.

Se debe estudiar con detenimiento que dejó de hacerse e impidió que esta selección se preparara como sí lo hicieron los demás representativos. Las medallas olímpicas no se ganan con enjundia ni con echarle muchas ganas, sino que se edifican con una adecuada planeación, no de días, sino de meses, incluso años.

El primer engranaje de toda la maquinaria la representa la Federación Mexicana de Beisbol (FEMEBE), y su presidente, Enrique Mayorga, y en quien recae gran parte de la responsabilidad, porque es justo en esa cúpula del organigrama del deporte federado donde comenzó a fraguarse el fracaso al no gestionar los recursos para que fluyeran de manera adecuada.

Juan Gabriel Castro y Kundy Gutiérrez, manager y gerente operativo de la Selección Mexicana que consiguió el boleto a los Juegos Olímpicos fueron despedidos en su momento porque acusaron falta de presupuesto.

“Todo el staff que habíamos integrado comenzó a trabajar sin paga dos semanas después del Premier 12”, explicó en su momento Juan Gabriel Castro. “Ese torneo fue en noviembre de 2019. Quedaron que iban a apoyarnos y no cumplieron, lo que nos hizo quedar mal con nuestra gente”.

Fue por esas fechas que el Comité de Selecciones Nacionales que conforman Enrique Mayorga, Horacio de la Vega en su calidad de presidente de la Liga Mexicana de Beisbol y Edgar González como responsable de la Oficina de la Presidencia para la Promoción y Desarrollo del Beisbol en México (ProBeis), quienes le solicitaron a Castro que redujera la lista de 105 a 50 jugadores.

La lista serviría para comenzar a contemplar entre otras cosas el presupuesto para el pago de los seguros de protección y trabajo de los jugadores que estarían contemplados para conformar la Selección y que militan en otras ligas, entre ellas las norteamericanas y las asiáticas. Pero ante la falta de pago, Juan Gabriel y Kundy se negaron a entregar dicha lista y terminaron por ser despedidos.

La LMB solicitó el apoyo de los 18 clubes que componen el circuito para tratar de recuperar el proceso, el elegido para sustituir a Juan Gabriel fue Benjamín Gil, actual estratega de los Mariachis de Guadalajara, el mejor equipo de la temporada, y además un manager ganador con Tomateros de Culiacán en la Liga Mexicana del Pacífico.

Se tenía que conformar una listado final con aquellos peloteros originalmente proyectados en la lista de 105, algunos que estaban considerados no fueron requeridos por el detalle de los exámenes antidoping, mismos que dejaron de hacerse de manera periódica en el circuito veraniego porque el Laboratorio Nacional Antidopaje gestionado por CONADE perdió la certificación de la Agencia Mundial Antidopaje por falta de recursos económicos.

Del bajo rendimiento que presentaron algunos jugadores es análisis de otro costal, como lo de Adrián González en los dos primeros juegos, o la actuación de Fernando Salas y Oliver Pérez contra Israel, ellos son hoy por hoy algunos de los mejores jugadores con los que cuenta el beisbol profesional mexicano.

¿Aprenderemos la lección con miras a los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 2028?

“La felicidad depende de nosotros mismos”, ARISTÓTELES. –

[email protected]

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

- Publicidad -
- Publicidad -