CHARLANDO DE BEISBOL

Veracruz, Ver., MÉXICO. – “Caminaría a través del infierno vestido con un traje hecho de gasolina para jugar béisbol”, PETE ROSE. –

** EL SAMURAI DE LOS STRIKES. – Interesante presentación la que tuvo el zurdo japonés Kodai Hamaya en la loma de los disparos el pasado domingo 25 de julio durante el tercer juego de la serie ante los Guerreros de Oaxaca al conseguir 12 de los 18 outs que consumó a través de la vía del ponche.

Al final colgó seis argollas en donde diseminó tres imparables y junto a tres relevistas más condujeron al triunfo a El Águila de Veracruz por blanqueada con pizarra de ocho carreras a cero.

El nipón está en su segunda incursión en el beisbol mexicano, después de su experiencia con los Venados de Mazatlán en la Liga Mexicana del Pacífico en los que aperturó siete juegos, ganó tres sin derrota, registró una efectividad de 1.44 y culminó ponchando a 30 bateadores en 31.1 de innings lanzados, prácticamente uno por episodio.

“Lo más complicado fue adaptarse a la comida”, confesó el zurdo nipón de aquella primera incursión en Mazatlán.

“Sobre los bateadores, poco a poco los fui ubicando, mis catchers fueron importantes porque con las señas me iban orientando como pitchearles y creo que hicimos un buen trabajo”.

Originario de Totsukawa, donde nació el 27 de febrero de 1993, ya militó en dos de los más importantes equipos de beisbol de la fuerte liga japonesa, los Rakuten Eagles y los Yokohama BayStars y antes de integrarse a El Águila militaba con los Ibaraki Astro Planets de la Liga Independiente de Japón, el mismo equipo en donde estaba el pitcher poblano César Vargas antes de presentarse esta misma campaña con los Sultanes de Monterrey.

“Haré lo mejor que pueda la próxima vez que me toque pitchear”, expresó Kodai. “Sigo trabajando muy duro para darle victorias de mi equipo. Creo que el beisbol mexicano es tan competitivo como el de Japón”.

De acuerdo a la rotación del manager Leo Rodríguez su próxima salida sería el sábado 31 de julio para enfrentar a los Olmecas de Tabasco en el parque Beto Ávila del puerto jarocho y quedaría en franca posición para ser el primero en la rotación de la posible postemporada.

Aunque ya conoce un poco de la cultura mexicana, el zurdo nipón necesita del apoyo de una persona para comunicarse tanto con el cuerpo técnico como con sus compañeros, incluso cuando Carlos Chávez, el coach de pitcheo, sale a conferencia en el centro del diamante, lo hace acompañado de un traductor.

“He ido aprendiendo poco a poco español para procurar comunicarme sin ayuda de mi traductor”, dijo Hamaya con respecto a la dificultad del idioma. “Cuando llegué a Mazatlán no sabía ninguna palabra en español, ahora aquí en Veracruz he ido aprendiendo algunas más, sobre todo jugando o bromeando con los compañeros y también algunas malas palabras (ríe)”.

El Club Yokohama Baystars tiene como política aperturar un programa donde le brinde la oportunidad a diversos jugadores para jugar en diferentes ligas invernales, como en Taiwan, China, Australia, entre otros países.
“En 2018 establecimos un acuerdo de trabajo entre el equipo de Yokohama”, mencionó Jesús “Chino” Valdez, Gerente de los Venados. “Nosotros necesitábamos un pitcher y al año siguiente nos mandaron a Kodai a través del directivo Watari Sumida”.

Cuando estaba por culminar la temporada 2019 de la pelota nipona, Sumida se acercó al clubhouse de los Baystars y abordó el tema de jugar pelota en México.

“Simplemente nos preguntaron a los jugadores quiénes queríamos venir a México y yo alce la mano”, relató Kodai Hamaya. “En ese momento representaba un buen reto, un nuevo desafío para mi carrera, probarme en un nivel distinto de beisbol y conocer otra cultura”.

Watari Sumida, coordinador de desarrollo de los Baystars, hizo un recorrido por algunas plazas del circuito invernal en 2018, entre ellas Ciudad Obregón, donde militaba Tomo Otosaka, jugador en verano de ese club asiático. Sumida determinó que Mazatlán era una de las mejores plazas para buscar una relación de trabajo, misma que logró consolidarse.

Otosaka, por cierto originario de Yokohama, no llegó a México como parte del programa de internacionalización de los Baystars, sino que lo hizo por cuenta propia, pero fue el que hizo que esa organización volteara los ojos hacia el Pacífico mexicano. Su interés se despertó a partir de su relación con jugadores como Spencer Patton y Audy Ciriaco que militaron con Los Mochis y Guasave respectivamente.

“Los desafíos son los que hacen que la vida sea interesante y superarlos es lo que hace que la vida tenga sentido”, JOSHUA J. MARINE. –

[email protected]

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

- Publicidad -
- Publicidad -