CHARLANDO DE BEISBOL

Por Rodrigo Robles / @rodrigoroblesb

Veracruz, Ver., MÉXICO. “Nunca se sabe lo que va a pasar… ¡Y eso es divertido! ¡De eso se trata el béisbol!”, KEIICHI ARAWI. –
** ARTÍCULOS HISTÓRICOS. – En 1943 se efectuó la Temporada número 19 de la Liga Mexicana de Beisbol, donde los campeones resultaron los Industriales de Monterrey del cubano Lázaro Salazar, quienes obtuvieron su primer campeonato en un rol corrido con marca de 53 juegos ganados por 37 derrotas.

El calendario de juego era de 90 juegos y competían los ya mencionados Industriales, Algodoneros de Unión Laguna, Pericos de Puebla, Alijadores de Tampico, Azules de Veracruz y los Diablos Rojos del México.

Ese año tiene la particularidad de que fue la primera campaña en que jugaron juntos Roberto “Beto” Ávila González y Carlos Galina con los Pericos de Puebla. Para Ávila representaba su presentación y para Galina era ya su sexta temporada. Ambos jugaron un total de tres temporadas juntos, hasta que en 1946 Carlos fue transferido a los Tuneros de San Luis.

De los dos, el que menos requiere presentación es el exligamayorista Beto Ávila, cuyo nombre engalana dos parque de pelota en México, tanto el de su natal Veracruz, donde nació el dos de abril de 1924, como el de Cancún, que hoy en día está sometido a una extensa remodelación.

Ávila debutó en Grandes Ligas el 30 de abril de 1949, pero fue en 1954 cuando consumó la hazaña de ser el primer pelotero latinoamericano en ganar la distinción de Campeón Bateador al compilar .341 con los Indios de Cleveland. Electo al Salón de la Fama del Beisbol Profesional Mexicano en 1971.

Carlos Galina, por su parte nació en la Ciudad de México el 20 de junio de 1920. Su incursión en la Liga Mexicana se dio en 1937 con los Petroleros de México, convirtiéndose en uno de los jugadores más jóvenes en debutar, puesto que contaba apenas con 16 años de edad. Su porcentaje de bateo fue un grueso .337 y fue además el líder jonronero de la liga con seis.

Galina debutó justo cuando la Liga Mexicana comenzó a compilar las estadísticas, y se mantuvo activo por 14 temporadas en las que también vistió y defendió las causas de Comintra, Carta Blanca, Veracruz, Puebla, San Luis, Tampico y finalmente con el México. Dicen quienes lo conocieron y vieron jugar que era un experto fildeando en la primera base, con mucha elegancia para levantar pick ups. Fue electo al Salón de la Fama con sede en Monterrey, Nuevo León en 1994, elegido por el comité de veteranos.

Como un dato curioso extra, Beto Ávila y Carlos Galina fueron líderes de triples en 1944 con 14 cada uno.
“Escombrando mi casa encontré dos guantes y supongo que deben tener un valor”, mencionó un persona que radica en la ciudad de Puebla y que prefiere el anonimato. “Uno tiene inscrito el nombre de Beto Ávila y uno más el de Carlos Galina. Mi abuelo convivió mucho con diversos jugadores allá por la década de 1940 cuando jugaban con Pericos y le terminaron obsequiando estos guantes”.

Uno de estos guantes de la marca Rawling tiene una inscripción que dice “Beto Ávila” en la parte inferior interna, está elaborado en piel de vacuno de tonos claros, la correa que se visualiza en la parte superior de la mano del guante parece estar confeccionada con piel de oveja. Es un guante que se observa muy limpio y bien cuidado.

El otro es un newman que en su parte externa tiene una leyenda que dice “Hecho en México” y en el borde superior se puede leer “Carlos Galina”. Por la parte interior se aprecia que dice “Carlos Galina. Profesional. Hecho en México. Modelo De Lujo”. Está elaborado con piel de vacuno. Confeccionada por cuatro partes: la palma, almohadilla, dorso y banda, y los cordones parecen estar elaborados con cuero crudo.

“Desconozco el valor de estas reliquias”, expresa quien exhibe estos artículos. “Entiendo que bien podrían tener un valor sentimental más que monetario, tal vez pueda interesarle a algún aficionado, coleccionista o alguien que los valore y los atesore”.

Tal vez el club Pericos de Puebla estaría interesado para armar su propio Salón de la Fama o los Diablos Rojos del México que están ideando en realizar su “Paseo o Pabellón de los Inmortales”; bien harían en contar con estas auténticas reliquias de dos peloteros que son parte de la gran historia de la pelota de nuestro país.

Si hubiera algún interesado y alcanza a leer estas líneas, pueden comunicarse con quien esto escribe a cualquiera de los datos de contacto para mayor información.

“¿Te gustaria una fórmula para el éxito? Es simple, de verdad: duplica tu tasa de fracasos. Piensas en el fracaso como enemigo del éxito. Pero no lo es. Te sentirás desanimado por el fracaso o puedes aprender de él, continúa y comete errores. Haz todo lo que puedas, allí es donde encontrarás el éxito”, THOMAS J. WATSON. –

[email protected]

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

- Publicidad -
- Publicidad -