CHARLANDO DE BEISBOL

junio 15, 2021

CHARLANDO DE BEISBOL

El "Rey" David y su recital de pitcheo

Por Rodrigo Robles / @rodrigoroblesb

Veracruz, Ver., MÉXICO. “La vida siempre te tira curvas, simplemente sigue bateando. El lanzamiento correcto vendrá, pero cuando lo haga, asegúrate de estar listo para correr por todas las bases”. -RICK MAKSIAN. –

** UN PITCHEO EL DESTINO. – Su frente suda estrepitosamente, intenta relajar su respiración que por momentos se acelera presa de la emoción del momento. Se quita la gorra para secarse el rostro, la humedad se percibe en 25 grados a las ocho de la noche con 40 minutos. David Reyes se baja de la loma de los disparos, mira de reojo a la caja de bateo, la cuenta le favorece con una bola y dos strikes ante el bateador José Juan Aguilar.

David Antonio Reyes López se trepa al cerrito de la responsabilidades para tratar de enfrentarse al destino, se vive al parte baja del noveno inning, ya retiró a los dos primeros bateadores, aunque después se le embasó Norberto Obeso con base por bolas, ahora presenta la pelota y acepta las señales de su receptor Jesús Alán Espinoza; sabe que la distancia a un punto equidistante de la gloria está a un solo strike más.

En el ambiente estaba el recuerdo, aún fresco, de la hazaña del pasado 28 de mayo cuando su compañero, el sudafricano Dylan Unsworth, consiguió un sin hit ni carrera frente a los Diablos Rojos del México en el parque Beto Ávila de Veracruz.

La pelota viaja rumbo al home plate después de que salió del brazo derecho de David, José Aguilar prepara su swing, ve venir la esférica. El catcher prepara su mascota para recibir la canica, justo cuando se oye “pac”, el sonar del choque de la madera con Doña Blanca, misma que se interna entre el callejón del central y el izquierdo que levanta el jardinero de ese sector José Augusto Figueroa.
“Aaah”, es la exclamación de los 3693 espectadores presentes en el parque Kukulkán de la Blanca Mérida, de sus compañeros en el terreno de juego y en la caseta, pero también de los miles que lo veían a través de la televisión o las redes sociales.

Justo en ese momento el mochiteco “Rey” David había acariciado la gloria, se había quedado a un strike del juego sin hit ni carrera…

Aún faltaba un out para culminar el compromiso con corredores en primera y en tercera, por lo que su coach Carlos Chávez y el receptor Alán Espinoza lo fueron a visitar al montículo, se expresaron palabras de ánimo. Gilberto Mayer, el umpire principal, sabedor de la situación no apresuró la charla.

Reyes López tenía que concluir su juego y encaraba su destino con toda la actitud.

Con una franca sonrisa se apersonó en la loma de los disparos, tan solo bastó una pitcheada para dominar al italiano Alex Liddi quien sacó rodado a la tercera base que aspiró de manera certera el dominicano Héctor Gómez para conectar con el “newman” de Alejandro Ortíz para el out 27.

Lo que vino después fue un concierto de aplausos, el abrazo y reconocimiento de sus compañeros y de la conocedora afición de Mérida, no obstante a pesar de que su equipo había perdido ante un gran concierto de serpentina de David Reyes, que con la blanqueada le dio la victoria a su equipo, El Águila de Veracruz dos carreras a cero.

A Reyes se le embasaron cuatro Leones, el italoamericano Alex Liddi con pasaporte en el mismo primer inning, en el segundo tramo Art Charles del mismo modo, JJ Aguilar, el hombre que rompió el encanto, en el séptimo episodio con error del campocorto Héctor Mora y la base por bolas de la novena entrada a Obeso.

Entre la base por bolas a Charles y el error de Mora desfilaron 14 bateadores melenudos, en una demostración de calidad y efectividad. La temporada no había sido fácil para el serpentinero de 31 años de edad, es el primer éxito en su quinta apertura de la campaña, y éste derroche de calidad llega en un momento propicio para inyectar confianza, ánimo y vitalidad con miras a la segunda parte del torneo.

“Fue una labor difícil en las últimas entradas”, comentó David Reyes de éste juego. “El desgaste es bastante en Mérida por la humedad, y creo que a lo último como que se me acabó el gas, pero dí el 100% como siempre que salgo a pitchear, desgraciadamente salió ese último batazo, pero estoy contento por haber lanzado el juego completo”.

El látigo de Los Mochis debutó en el profesionalismo en 2011 con la franela de los Diablos Rojos del México con quienes estuvo por cerca de nueve años. El 28 de febrero del 2020 fue cambiado a los Sultanes de Monterrey con quienes no alcanza a debutar por la temporada suspendida de ese año. Al final es transferido a El Águila de Veracruz el 20 de abril del 2021.

Literal, el destino se selló en un solo pitcheo.

“Lo que obtienes al alcanzar tus metas no es tan importante como en lo que te conviertes alcanzándolas”, ZIG ZIGLAR. –

[email protected]