CHARLANDO DE BEISBOL

    0
    CHARLANDO DE BEISBOL

    Por Rodrigo Robles / @rodrigoroblesb

    Veracruz, Ver., MÉXICO. “Atrapar una pelota es un placer, pero saber qué hacer con ella después de atraparla es un negocio”, TOMMY HENRICH. –

    ** ¿A QUIÉN LE VAS?. – Es una pregunta constante que quien esto escribe escucha de manera recurrente ahora que inició la temporada de la Liga Mexicana de Beisbol derivado de que he tenido la oportunidad de involucrarme con distintos clubes.

    Mi gusto particular por el “Rey de los Deportes” lo adquirí de mis abuelos maternos, quienes cada fin de semana, como un acto religioso, se sentaban en la sala de la casa a disfrutar de los juegos que se transmitían desde el Parque Deportivo del Seguro Social por la señal de Imevisión con las voces de Tommy Morales, David Faitelson y David Braverman.

    Cuando eres de provincia (Oaxaca) y no hay beisbol en tu ciudad, o le ibas a los Diablos Rojos o a los Tigres. En casa de los abuelos la opinión estaba dividida, porque mi abuelo Abraham Brena era fanático de la “Marabunta Roja”, mientras que mi abuela Noemí Robles era partidaria de la “Garra Felina”.

    He de confesar que el primer equipo al que le fuí, fue precisamente a los Diablos Rojos, sobre todo porque mi infancia se desarrolló en la década de los 80’s, por lo que recuerdo los campeonatos “Escarlatas” de 1985, 1987 y 1988.

    Había una excepción para no irle a los “Pingos”, y era cuando le tocaba pitchear al paisano originario de El Espinal, Oaxaca, Jesús “Chito” Ríos; entonces deseaba que los Tigres ganaran.

    Fue en el transcurso de 1996 que se gestó la aparición de los Guerreros en el concierto beisbolístico nacional, quienes debutaron en casa en el Estadio Lic. Eduardo Vasconcelos el 15 de marzo ante los Potros de Minatitlán. Mis abuelos y un servidor tuvimos la oportunidad de atestiguar ese compromiso y por consiguiente se convirtió en nuestro equipo favorito, máxime que identificaba a algunos de los peloteros porque habían pertenecido a los Diablos Rojos, entre ellos Nelson Barrera Romellón.

    Como parte de mis prácticas profesionales, a finales de 1998, tuve la oportunidad de incursionar en los medios de comunicación, coincidiendo con el campeonato de los “Bélicos”. Después me involucré tanto que terminé por ser reportero, columnista, comentarista y cronista hasta 2002.

    En 2003 fui invitado por el entonces Gerente Deportivo de los Tigres de la Angelópolis, el Ing. Iram Campos Lara, para participar en las crónicas radiales que encabezaba mi compañero y amigo Miguel Ángel Byrd. El 2005 fue un año de ensueño para la organización porque se consiguió el campeonato jugando con peloteros mexicanos.

    En 2007, mientras los Tigres emprenden el viaje a su nueva sede en Cancún, Quintana Roo, la directiva de los Petroleros de Minatitlán me invita a participar con ellos como responsable del área de medios y cronista radial. En 2010 recibí la invitación del C.P. Rafael Moreno Valle Sánchez para integrarme a su grupo de trabajo como encargado del área de mercadotecnia hasta el 2015. En este periodo se consumaron grandes campañas, récords colectivos o individuales, un campeonato de zona, y muchos otros logros que representan un grato recuerdo.

    El destino, siempre tan impredecible, y una serie de circunstancias fortuitas hicieron que ahora esté radicando en el puerto de Veracruz, donde existe una gran efervescencia por el regreso de El Águila, aunque ahora disfruto el beisbol como uno más de los espectadores. Bajo la dirección de Bernardo Pasquel, está organización seguirá dando de qué hablar. He visto su trabajo y admiro lo bien que lo están haciendo.

    En resumen, mi respuesta siempre es que el equipo al que le voy es al de la Liga Mexicana de Beisbol.
    **CURIOSIDADES.- Los esfuerzos por difundir el beisbol en distintas latitudes del globo terráqueo no son nuevos, por ejemplo, los Medias Blancas de Chicago y los Gigantes de Nueva York tuvieron un juego de preparación en El Cairo, Egipto el primero de febrero de 1914. Dicho compromiso culminó empatado a tres carreras en 10 innings.
    El duelo se escenificó en el Sports Club’s, un terreno habilitado originalmente para la práctica del cricket inglés.

    En ese año de 1914 Babe Ruth debutó en el beisbol de las Mayores con los Orioles de Baltimore, lo hizo pitcheando y le ganó a los Bisontes de Buffalo. Más adelante en el transcurso de esa temporada, exactamente el 9 de julio, fue vendido a Boston.

    Ruth llegaría posteriormente a los Yanquis de Nueva York para revolucionar el beisbol con sus tremendos cuadrangulares que causaron conmoción en todo el orbe beisbolístico.

    “Si trabajas solo por dinero, nunca lo lograrás, pero si amas lo que estás haciendo y cuidas al cliente, el éxito será tuyo”, RAY KROC. –
    [email protected]