CHARLANDO DE BEISBOL

mayo 25, 2021

CHARLANDO DE BEISBOL

Una "escalera" grande y otra chiquita

Por Rodrigo Robles / @rodrigoroblesb

Veracruz, Ver., MÉXICO. “La diferencia entre lo imposible y lo posible yace en la determinación de la persona”, TOMMY LASORDA. –

** EL CICLO DEL NINJA. – Alexi Amarista se salió de la caja de bateo, asintió con la cabeza y miró de reojo con dirección al cajón de coach de tercera base para recibir las señales de Rubén “Cartucho” Estrada, acababa de recibir el primer pitcheo en zona de strike, tenía la plena intención de poner la pelota en juego, por segunda base se encontraba Héctor Mora que previamente conectó doblete por el prado de la izquierda.

Era la parte alta de la novena entrada en el segundo juego de la serie inaugural entre El Águila de Veracruz y los Diablos Rojos del México en el parque Alfredo Harp Helú, la pizarra favorecía al conjunto jarocho 13-6.

Entonces Fabián Anguamea, el pitcher del México, ofreció el segundo pitcheo que el venezolano no desaprovechó para desforrar la esférica por el callejón entre el jardín central y derecho, la pelota traspasó la frontera que delimita la barda y se convirtió en jonrón: Amarista se convirtió en ese preciso momento en el personaje que cinceló la primera gran proeza ofensiva de la temporada 2021 de la Liga Mexicana de Beisbol; había bateado el ciclo.

El ciclo o la escalera, como le llaman en los países latinoamericanos, es una de las hazañas de mayor habilidad con el bate y es cuando el bateador conecta en un juego sencillo, doble, triple, y cuadrangular no importando la secuencia. En éste caso la hazaña del caribeño fue sencillo en el primer episodio, triple en el quinto, doble en el séptimo y el cuadrangular en el noveno.

Originario de Barcelona, Venezuela, su proeza ofensiva, batear de 6-4, con seis carreras impulsadas, representó la primera victoria de su equipo en la incipiente campaña al son de 18 carreras a 6 y de paso emparejar la serie en ese momento.

“Sí, fui agresivo en la caja de bateo”, expresó Amarista. “Así es mi forma de jugar, transmitir esa energía positiva al equipo, ese ha sido parte de mi éxito como pelotero”.

El “Pequeño Ninja”, como también se le conoce a éste pimentoso pelotero que mide 1.68 metros de estatura, fue firmado por los Angelinos de Anaheim en 2007, posteriormente fue cambiado el tres de mayo de 2012 a los Padres de San Diego con los que debutó en Grandes Ligas el 17 del mismo mes. Su versatilidad quedó demostrada al jugar segunda y tercera base, además de jardín izquierdo y central durante la campaña.

Su primer jonrón en las mayores fue también en el noveno inning de un juego efectuado el 28 de junio del 2012, se lo conectó al serpentinero Brett Myers de los Astros de Houston, con la particularidad de que fue con casa llena.
Alexi José Amarista Azocar, vive su segunda oportunidad en el beisbol profesional mexicano, llegó con los Tigres de Quintana Roo con quienes jugó en la segunda temporada de 2018, en 14 juegos bateó para .228, producto de 13 imparables en 57 turnos al bate.

Una de las claves de su incipiente éxito posiblemente sea que reportó desde el primer día de la pretemporada del equipo porteño, junto con la mayoría de los integrantes del club.

“Tenemos un equipo competitivo”, mencionó el pelotero caribeño. “Estoy convencido que daremos mucho de qué hablar esta temporada y vamos a estar en playoffs. El ánimo que tenemos en el dugout nos ayuda durante todo el juego y nunca nos damos por vencidos”.

** PITCHEO ES EL NOMBRE DE JUEGO. – Es muy temprano en la temporada para apretar el botón de pánico, pero los Pericos de Puebla y los Guerreros de Oaxaca deberán estar ocupados en analizar su staff de pitcheo. Entre ambos conjuntos fabricaron un total de 82 carreras durante los tres juegos de su serie inaugural en el parque de los Hermanos Serdán. Superaron las 62 anotaciones que en 2019 sumaron en su serie inaugural de tres juegos los Rieleros de Aguascalientes y los Bravos de León.

**CURIOSIDADES.- Ozzie Virgil es considerado el primer pelotero originario de la República Dominicana en el beisbol de las Grandes Ligas, debutando en la tercera base el 23 de septiembre de 1956 con los Gigantes, entonces de Nueva York.

Dos años más tarde, en 1958, los Tigres de Detroit lo adquirieron junto a Gail Harris a cambio de Jim Finigan y 25 mil dólares, y entonces Virgil se convirtió en el primer jugador de color en defender la camisola de los “Felinos”, debutando en el otrora Tiger Stadium el 17 de junio de 1958 en una tarde redonda donde castigó al pitcheo de los Senadores de Washington al batear de 5-5 ante cerca de 30 mil espectadores.
“El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”, GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ en Cien años de soledad”. –

[email protected]