CHARLANDO DE BEISBOL

mayo 11, 2021

CHARLANDO DE BEISBOL

Sincronía de la pelota

Por Rodrigo Robles / @rodrigoroblesb

Veracruz, Ver., MÉXICO. “El Beisbol es un Arte y una Ciencia. Arte porque se necesita el talento para poder jugarlo, y ciencia porque se necesita el conocimiento para también jugarlo, dirigirlo y disfrutarlo”, ANGÉLICA MARTÍNEZ. –

** COINCIDENCIAS TAN EXTRAÑAS. – Las coincidencias son algo habitual en el beisbol.

Carl Jung analizó este tema en 1952 y explicó que “se refiere a la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido acausal, es decir, que no son uno la causa del otro, sino que su relación es de contenido”.

Esta sincronía del universo, de gestación de valores simbólicos y hasta metafísicos, de manera particular me asombró el 23 de abril pasado cuando Fernando Tatis Jr pegó dos cuadrangulares ante los Dodgers de los Ángeles ante un mismo lanzador, Clayton Kershaw en Dodger Stadium. Primero en el tercer tramo y el segundo en el quinto.

En el mismo día, pero 22 años antes su padre, Fernando Tatis Sr. consumó la hazaña de conectar dos cuadrangulares con las bases llenas en el mismo inning (el tercero), ambos ante Chan Ho Park, pitcher de Los Ángeles en Dodger Stadium.

Otro ejemplo es el triple play que aconteció el domingo pasado en el Estadio Monclova durante el juego de pretemporada entre los Algodoneros de Unión Laguna y los Acereros de casa, donde la pizarra se inclinó a favor de la visita 11 por 4.

Era el segundo episodio y el pizarrón ya favorecía a Unión Laguna 2-0 que colocaron hombres en las tres almohadillas, el bateador en turno dio un roling a tercera base donde aspiró el antesalista Alex Mejía para tocar al corredor de segunda a tercera; Mejía conectó con el segunda base Erick Aybar para el segundo out y finalmente Aybar pivoteó a la inicial con el newman de Chris Carter para consumar el triple play.

Mismo día pero hace nueve años, es decir, en 2012, los Acereros también realizaron un triple play, sólo que esté sí contó para las estadísticas, ya que fue durante el segundo inning de un juego de temporada regular de esa campaña en el Estadio Monclova.

Aconteció durante el segundo juego de una doble cartelera contra los Pericos de Puebla, los del Acero iban ganando por la mínima con jonrón en el primer rollo de Antonio Lamas, para el segundo capítulo, el mundo parecía derrumbarse para el abridor tamaulipeco Carlos Elizalde, ya que se le llenó la casa de Pericos, incluso ya le habían anotado la del empate.

Elizalde apretó el brazo e hizo que el bateador en turno pegara un roletazo que aspiró el tercera base Jorge Luis Valle, que igual que Mejía tocó al corredor de la intermedia a la antesala para el primer out, después tiró a segunda para conectar con Lamas que pisó el cojín para el segundo fuera y éste a su vez con Brett Harper a la inicial y de tal manera consumar el triple play.

Mismo día, diferente año; misma ruta, diferentes actores; mismo inning, diferente contexto del juego (uno perdiendo, el otro empatado); mismo estadio, diferente circunstancia (juego de pretemporada y oficial); mismo equipo (Monclova), diferente rival (Unión Laguna y Pericos).

Por cierto que el juego lo ganó Puebla con pizarra de 4-3, donde Antonio Lamas pegó par de jonrones pero no fueron suficientes, porque al final los “Verdes” le dieron la vuelta con cuadrangular de Luis Mauricio Suárez.
** REVOLUCIONARIO. – Unión Laguna tiene el parque de beisbol más añejo de la Liga Mexicana, inaugurado el 15 de septiembre de 1932 con motivo del 25 aniversario del nombramiento de Torreón a rango de ciudad, una iniciativa del entonces gobernador de Coahuila Nazario Ortiz Garza.

Son 89 años ya, con capacidad para 10 mil espectadores, solamente ha visto campeonar a los Algodoneros una ocasión, en 1942, entonces dirigidos por el cubano Martín Dihigo.

El estadio “Revolución” tuvo en sus inicios una pista de atletismo, lo que explica su amplio territorio de foul por ambos lados, y además aún conserva la fachada original, lo que le otorga a este inmueble un valor inconmensurable.
** CURIOSIDADES. – En 1971 y durante un juego de exhibición en los campos de entrenamiento y por sugerencia de Charley O. Finley, los equipos de los Atléticos de Oakland y los Cerveceros de Milwaukee pusieron en práctica una regla muy curiosa.

Resulta que estipularon en su momento que tres bolas era igual a una base por bolas en lugar de las cuatro habituales, con la única intención de acortar los tiempos de duración.

El experimento lo consideraron un fracaso, ya que entre los dos conjuntos los pitchers concedieron un total de 18 pasaportes.

“En la vida hay tiempos en los que sólo hay preguntas, y tiempos inesperados en el que llegan las respuestas”, ANÓNIMO. –

[email protected]