CHARLANDO DE BEISBOL

Por Rodrigo Robles / @rodrigoroblesb

Jorge “Payo” Rubio

Veracruz, Ver., MÉXICO. – “Los fanáticos de beisbol son como drogadictos, y las estadísticas son su heroína”, ROBERT S. WIEDER. –

** DÉCIMO TERCER MEXICANO EN MLB.– Jorge Jesús Rubio Chávez nació el 23 de abril de 1945 en la ciudad de Mexicali. Debido a la cercanía con Estados Unidos, algunos visores estadounidenses, en especial de los Serafines de Anaheim, lo vieron pitchear en la Escuela Preparatoria Autóctona Justo Sierra y lo invitaron a jugar.

En 1964, con 19 años de edad, se fue a jugar con los Idaho Falls Angels de la Pionner League, y después de un récord de 8-3 en ganados y perdidos y 3.07 de efectividad lo enviaron a los Quad Cities Angels de la Liga del Medio Oeste Clase A.

Reportó con los San Jose Bees de la Liga de California de Clase A en 1965 con quienes también brindó buenos dividendos al ganar ocho duelos y perder dos, con un porcentaje de carreras limpias admitidas de 1.86. Con esos números fue promovido hasta Clase Triple A con Seattle Angels de la Liga de la Costa del Pacífico, con los que acumuló siete victorias y nueve derrotas y 3.28 de efectividad.

Jorge estuvo presente en el campo de entrenamiento de los Angels de California en 1966 y debutó en las Grandes Ligas dos días antes de su cumpleaños número 21, es decir, el 21 de abril en el recién inaugurado Anaheim Stadium frente a los Medias Blancas de Chicago.

La pizarra indicaba cinco carreras a favor de los visitantes por dos de los locales, después de cinco entradas el abridor de los Angels, Dick Egan fue removido y entonces el manager Bill Rigney le dio la pelota al mexicano que entró a relevar.

Habían transcurrido casi ocho años en que se había presentado el último debut de un pelotero nativo de México en el beisbol de las Mayores, el 29 de junio de 1958 debutó Santos Amaro con los Cardenales de San Luis, hasta el mencionado 21 de abril del 66, significando el periodo más largo entre un debut y otro.

En su actuación de aquel día, Jorge “Payo” Rubio trabajó dos innings, permitió una carrera con un imparable aceptado, con una base por bolas, un golpe y su primer ponche que se lo recetó al canadiense Pete Ward.

Después de su debut tuvo dos apariciones más como relevista y abrió su primer juego el 18 de septiembre contra los Medias Rojas de Boston en Fenwey Park. Laboró seis episodios, concedió tres carreras con cuatro indiscutibles y ponchó a tres para obtener su primer triunfo al son de cinco carreras a tres ante más de 15 mil 632 personas.

Su momento cumbre llegó el domingo dos de octubre, en el último juego de la temporada regular, cuando en Anaheim Stadium ante más de 13 mil 280 espectadores enfrentó a los Indios de Cleveland y su antagonista en el montículo fue el cubano Luis Tiant, ganó el juego al tirar la ruta completa con blanqueada y su equipo venció con pizarra de dos carreras a cero en un juego que duró una hora con 54 minutos, pero la hazaña que consagró es que logró ponchar a 15 bateadores.

Dicha proeza fue su mejor salida en dos temporadas, fue igualada hasta el 23 de mayo de 1984 por el mítico Fernando Valenzuela ante los Filis de Filadelfia.

El box score del juego enumera la secuencia en la que en la misma primera entrada ponchó al venezolano Vic Davalillo. En la segunda que retiró en orden ponchó al panameño Chico Salmon y al dominicano Pedro González. En la tercera Luis Tiant y Larry Brown fueron los sentenciados. El cuarto inning también fue de dos, Salomón consumó su segundo chocolate y Joe Azcue también mordió el polvo.

Para la quinta entrada Davalillo recibió su segundo strikeout. La sexta resultó inmaculada para Cleveland. Jorge Rubio enfrentó el último tercio del juego con ocho ponches en su haber, en el cierre del séptimo ponchó por segunda ocasión a González, en el octavo consiguió scone de ponchados al “fusilar” a Tiant, Brown y Davalillo.

Al cierre de ese octavo rollo sus compañeros timbraron en par de ocasiones, Bobby Knoop conectó triple llevándose por delante a Charlie Vinson y al cubano José Cardenal, carreras que al final fueron suficientes para la victoria.

Todavía en el último tramo, en la novena, Rubio ponchó a León Wahner, Rocky Colavito recibió la base por bolas, Bill Davis abanicó el tercer strike y el emergente Fred Whitfield fue el histórico décimo quinto ponche.

En 1967 se lesionó de gravedad jugando en la liga invernal, y aunque fue tratado no se recuperó por completo. Su registro de 0-2 y 3.60 con los Angels daban indicios de que algo no andaba bien con su brazo derecho. En dos años en el “Big Show” ganó dos juegos, perdió tres en 10 participaciones. Falleció el 14 de junio de 2020 a los 75 años de edad, víctima de un paro cardiaco en su residencia en Mexicali, Baja California.

“No dejemos que el odio amargue nuestras vidas”, FERNANDO ARAMBURU en Patria.

[email protected]

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

- Publicidad -
- Publicidad -