CHARLANDO DE BEISBOL

abril 8, 2021

CHARLANDO DE BEISBOL

La figura del beisbol es el pelotero

Veracruz, Ver., MÉXICO. “En el México beisbolero existe una enorme cauda de seguidores que merecen ser cultivados y llevados de la mano para entender aún mejor la grandeza de este deporte, de conocer su historia, sus grandes personajes y de lo que se ha hecho para retenerlo como una de las más elevadas expresiones del entretenimiento capaz incluso de generar como ninguna otra actividad deportiva, exponentes en el escaparate más importante a nivel mundial”, JOSÉ CARLOS CAMPOS.-

** PLEYADE . – La presencia de hombres como Adrián González (Guadalajara), Cristian Villanueva (Monterrey), y la posible incorporación de Roberto Osuna (México), quien misteriosamente no ha podido enrolarse con algún conjunto de Liga Grande, le dan lustre a la Liga Mexicana por la experiencia que estos “caballetes” tiene en el mejor beisbol del mundo.

Los dos primeros saben lo que es jugar en México, puesto que González militó con los Venados de Mazatlán y Villanueva con el otro equipo de Guadalajara, los Charros en la Liga Mexicana del Pacífico.

En lo particular me agrada que los peloteros mexicanos con renombre en Grandes Ligas vengan a pasear los blasones en nuestros diamantes hacia el final de sus carreras, aunque en el caso particular de Villanueva, creo que aún tiene el potencial para regresar al mejor beisbol del mundo.

El veracruzano Roberto “Beto” Ávila González fue uno de aquellos peloteros connacionales que después de su éxito de 11 años en la “Gran Carpa” regresó a jugar a México con los Tigres Capitalinos en 1960, convencido por el magnate Alejo Peralta, y como él, muchos otros más han regresado a jugar pelota veraniega.

La lista es amplia y extensa, de años recientes recuerdo a Óscar Robles, Jorge Cantú, Miguel Ojeda, Juan Cerros, Víctor Álvarez, Gerónimo Gil, Luis Carlos Rivera, Roberto Ramírez, Esteban Loaiza, Ricardo Rincón, Francisco Córdoba, Karim García, Benjamin Gil, etc., etc.

Tambień figuras extranjeras han brillado en nuestro circuito veraniego, por ejemplo el pitcher dominicano Alejandro Peña con los Sultanes de Monterrey en 1995. El utility quisqueyano Luis Polonia llegó a Tigres Capitalinos en 1997, el venezolano Luis Sojo y el outfield estadounidense Jim Leyritz con Guerreros de Oaxaca en 2003.

Asimismo el serpentinero cubano José Ariel Contreras en 2005 con los Toros de Tijuana, el también pitcher venezolano Freddy García con los Olmecas de Tabasco en 2015, más recientemente los venezolanos Francisco “K-Rod” Rodriguez y Jean Machi, el primero con los Acereros Monclova en 2019 y Machi con Diablos Rojos del México en 2011 y 2018. De igual manera sus compatriotas Yusmeiro Petit y Félix Doubront, con Guerreros en 2011 y Pericos de Puebla en 2019 respectivamente.

Los peloteros foráneos anteriormente mencionados tienen la particularidad de que ganaron un anillo de Serie Mundial. Otros como el cañonero cubano José Canseco hizo pretemporada con Tigres de Quintana Roo, pero no hizo el equipo.

Algunos otros peloteros que no ganaron un Clásico de Otoño, pero que dejaron constancia de su calidad en los diversos diamantes de nuestra liga fueron los dominicanos Julio Franco y Miguel Tejada con Tigres y Puebla respectivamente.

Se rumora que el cubano Yasiel Puig podría aterrizar en la Liga Mexicana este mismo verano, se especula que podría llegar a Monclova o bien a Tijuana, que por cierto trae a un figura como el venezolano Omar Vizquel como manejador, y es precisamente esa clase de figuras que el aficionado quiere ver en los campos de juego.

El potenciar la presencia de jugadores de alto impacto debe provocar expectativa en los aficionados al Rey de los Deportes, y por ende deben generar rentabilidad dado que la pasión genera interacción mercadológica. Se activa el proceso de identidad hacia un equipo en concreto, y siguen su accionar a través de los diferentes medios de comunicación. El merchandising como la venta de camisolas con el número del jugador en cuestión y algunos otros artículos promocionales y todo el soporte económico que ello sugiere.

** CURIOSIDADES. – Una constelación de estrellas encabezadas por el “Cometa” de Carolina, Puerto Rico, Roberto Clemente, entonces de 23 años de edad, pisó la grama del extinto Parque Deportivo del Seguro Social un 8 de abril de 1958.
Fue un juego de exhibición entre los Piratas de Pittsburgh y los Diablos Rojos del México. El juego favoreció a los “Pingos” con pizarra de 5-3 y en donde la figura fue Francisco “Panchillo” Ramírez, quien estuvo a solo un strike de la blanqueada, pero apareció el receptor Danny Kravitz, se enredó con un lanzamiento y pegó jonrón de tres carreras. Alonso Perry dio tres hits e impulsó dos anotaciones para ser el baluarte ofensivo.
“El hombre tiene en sus propias manos el molde de su fortuna”, SIR FRANCIS BACON.-

[email protected]