CHARLANDO DE BEISBOL

Felipe “El Clipper” Montemayor Roel

Por Rodrigo Robles / @rodrigoroblesb

Veracruz, Ver., MÉXICO. – “Mi filosofía de pitcheo es sencilla; mantén la bola lejos del bate”, SATCHEL PAIGE. –

** SEXTO MEXICANO EN MLB. – Es originario de Monterrey, Nuevo León, donde nació el siete de febrero de 1928.
El zurdo jardinero regiomontano se inició en el beisbol en 1948 con los entonces campeones Industriales de Monterrey del manager cubano Lázaro Salazar que lo aleccionaba a que se dedicara al profesionalismo en éste deporte, en virtud de su presencia física de 1.90 mts. de estatura y 85 kgs, de peso.

El “Príncipe de Belén” no se equivocó y el “Clipper” se erigió como Novato del Año al promediar .341, producto de 31 imparables en 91 turnos al bate y siendo partícipe del segundo de los tres campeonatos en fila que consiguieron los de la Sultana del Norte, único equipo en conseguirlo hasta ahora en los anales de la Liga Mexicana de Beisbol.

Para la temporada siguiente se consolidó jugando la doble cantidad de juegos, acumuló 103 hits en 312 turnos y porcentaje de .330, siendo pieza fundamental para el tercer campeonato consecutivo de la franquicia que hoy en día son los Sultanes.

Después de estas dos temporadas exitosas en el circuito veraniego de México, los Piratas de Pittsburgh decidieron firmarlo y lo asignaron a los Águilas de Mexicali de la Sunset League donde siguió derrochando calidad, bateó .319, dio 161 imparables, de los cuales 30 fueron dobles, 13 triples y 20 jonrones.

Fue promovido a los Pelícanos de New Orleans de la Southern Association League en 1951, ofensivamente se fue de .277 con cinco jonrones y 60 carreras impulsadas. Al año siguiente con el mismo equipo acumuló .282, 11 cuadrangulares y 69 impulsadas.

Aunado a sus números ofensivos, su brazo certero y su defensa segura en los jardines hicieron considerar a los directivos de Piratas en brindarle una oportunidad a Felipe en el primer equipo.

En el Opening Day de la temporada de Grandes Ligas el 14 de abril de 1953 los Piratas de Pittsburgh enfrentaron a los Dodgers en el mítico estadio Ebbets Field de Brooklyn, Nueva York.

En la parte baja de la novena entrada los de casa iban ganando con pizarra de ocho carreras a cuatro, el manager Fred Haney mandó llamar a Felipe para que ingresara como bateador emergente en lugar del pitcher Johnny Hetki. Su primer turno al bate fue contra el serpentinero derecho Joe Black, quien apenas un año antes fue catalogado como Novato del Año de la Liga Nacional. Montemayor fue dominado con alto elevado al jardín izquierdo que capturó Don Thompson, el guardabosque de esa parcela para el primer out de la entrada.

En esa temporada apenas tuvo acción en 28 juegos en los que consumió 55 turnos, pudo conectar seis imparables y su porcentaje fue un bajo .109 por lo que en el transcurso de la temporada fue transferido de regreso a los Pelícanos con los que tuvo mayor actividad, pero no pudo batear más allá de .236.

Durante la temporada de 1954 se mantuvo con Nueva Orleans e hizo una buena campaña en la que ofensivamente recuperó su status, .309, 151 imparables, 30 dobles, seis triples , 24 vuelacercas y 107 carreras empujadas, números que hicieron que la directiva de Pittsburgh decidiera brindarle otra oportunidad en las Mayores en 1955.

El manager Haney siguió sin darle la oportunidad de jugar regularmente, apenas actuó en 36 juegos, bateó .211 en los que pegó 20 hits, entre ellos sus dos jonrones registrados, que curiosamente los pegó el primero de mayo en contra de los Cardenales de San Luis en una doble cartelera. El primero fue de dos carreras, se lo pegó al derecho Floyd Wooldridge en el quinto inning en un juego que los Cardenales ganaron cuatro carreras a tres.

El segundo jonrón fue en la sexta entrada del segundo juego, también de dos carreras, se lo dio al derecho Gordon Jones y Piratas blanqueó a Cardenales siete carreras a cero.

Su último juego en el “Big Show” fue registrado el 12 de junio de 1955 en contra de los Bravos de Milwaukee contra los que apenas tuvo un turno al bate.

En 1956 fue opcionado a los Tigres Capitalinos con los que militó por dos temporadas y en el 58 regresó a Estados Unidos con St. Paul Saints de la American Association, sucursal Doble A de los Dodgers, pero para 1959 se estableció en la Liga Mexicana jugando para equipos como Tecolotes de Nuevo Laredo, Diablos Rojos del México, Rojos del Águila de Veracruz, Broncos de Reynosa y Sultanes de Monterrey.

Fue entronizado al Salón de la Fama del Beisbol Profesional Mexicano en 1983.

“Conseguir lo que quieres es tan difícil como no conseguir lo que quieres. Porque entonces tienes que averiguar qué hacer con ello, en lugar de averiguar qué hacer sin ello”, DAVID LEVITHAN en “El reino de la posibilidad”. –

[email protected]

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

- Publicidad -
- Publicidad -