CHARLANDO DE BEISBOL

Por Rodrigo Robles / @rodrigoroblesb

“Guaguel” al rescate

Veracruz, Ver., MÉXICO. – “Hay tres tipos de jugadores de béisbol, aquellos que hacen que ocurra, aquellos que lo ven suceder, y aquellos que se preguntan qué sucede”, TOMMY LASORDA. –

** MOVIMIENTO NARANJA. – En una liga con un calendario tan corto es común que el botón de pánico sea apretado de manera muy frecuente, por eso es de admirar que el primer cambio de estratega en la Liga Mexicana del Pacífico llegó antes de iniciar la última serie de la primera vuelta.

El último lugar del standing lo ocupan los Cañeros de Los Mochis que son dirigidos por el puertorriqueño Robinson Cancel, arriba de ellos se encuentran los Águilas de Mexicali conducidos por el estadounidense Bronswell Patrick, y el antepenúltimo sitio lo ocupan los Venados de Mazatlán del “Comandante” dominicano Eddie Díaz. Todos ellos cuentan con el apoyo de sus directivas.

Sin embargo los que efectuaron el movimiento fueron los Naranjeros de Hermosillo que actualmente ocupan la sexta posición, el cambio parece obedecer más al encontronazo que tuvieron hace unos días el ahora exdirigente Juan Navarrete con el mexicoamericano Niko Vásquez.

La directiva naranjera decidió cesar al “Kilillos” Navarrete y darle la oportunidad a Juan Gabriel Castro, que apenas el nueve de octubre pasado fue dejado en libertad por los Phillies de Filadelfia, con quienes se desempeñaba como coach de infield, cargo que ocupó por dos temporadas.

El popular “Guaguel” llega a Hermosillo después de la polémica en la que se vió envuelto por ser sustituido por Benjamín Gil en la Selección Nacional previo a los Juegos Olímpicos de este año. Anteriormente ya había dirigido en la LaMP a los Yaquis de Ciudad Obregón y a los Águilas de Mexicali.

** LIM A LA QUINTANARROENSE. – El desarrollo de talento joven en instituciones deportivas profesionales es importante porque son la materia prima que habrá de soportar la sostenibilidad de los clubes en un futuro mediato.

Una de las incógnitas en el último año era volver a activar las diferentes ligas de desarrollo para el beisbolista mexicano, mismas que por las necesidades de salud originadas por la pandemia tuvieron que cesar operaciones.

En el caso de la Liga Mexicana vino a bien el surgimiento de la Liga Invernal Mexicana, donde algunas organizaciones le han podido dar juegos a sus noveles peloteros en buscar de pulirlos con miras al profesionalismo. Y una vez que culmine el proceso, sacar conclusiones concretas sobre las proyecciones particulares de cada uno de sus elementos en formación.

Es claro que la intención es forjarlos en el nivel de exigencia y calidad requeridos para jugar en el circuito veraniego. Observarlos para saber si tienen el valor estimado y el rendimiento esperado para dar el salto al profesionalismo. En otras palabras, el objetivo es observar si los jugadores tienen capacidades necesarias para desarrollar su talento al máximo nivel.

Es aquí donde se materializa la labor del scouteo, donde crece el trabajo de los coaches, aquellos que ven lo que nadie ha visto en cada uno de los peloteros jóvenes. Las conclusiones que se puedan presentar en una liga como la Invernal Mexicana son el contexto adecuado para tomar la decisión de seguir invirtiendo en ellos o no.

Y precisamente en ese contexto, llama la atención la presencia de dos peloteros que son originarios de Cancún que están luciendo con sus respectivos equipos, se trata de los jugadores de posición Pedro Castellano hijo y de Miguel Gamboa con los Diablos Rojos del México y Pericos de Puebla de manera respectiva.

El caso de Castellano llama la atención porque es hijo el estelar caballero venezolano Pedro Castellano que se quedó a radicar en el paraíso mexicano; el muchacho está demostrando que trae los genes, es líder de sencillo, dobles, porcentaje de bateo, slugging y porcentaje de embasamiento.

“Lo recuerdo bien cuando inició en la Liga Infantil y Juvenil Vinicio Castilla”, expresó nuestro colega y amigo José Francis Marín. “Apenas tenía ocho años de edad. Jugaba para un popular equipo llamado Taxistas de Cancún”.

Con esos números se esta ganando a pulso una invitación para el campo de entrenamiento del equipo grande de los Diablos cuando llegue la próxima primavera.

“Miguel Gamboa también jugó con los Taxistas y con otro equipo llamado Astra”, continuó “Pepe” Marin. “Por cierto que con Pericos es compañero de Carlos Gastélum hijo, otro peloterito que también jugó en la Liga Vinicio Castilla”.

“Solo un hombre que ha sentido la máxima desesperación es capaz de sentir la máxima felicidad. Es necesario haber deseado morir para saber lo bueno que es vivir”, ALEJANDRE DUMAS en “El conde de Monte Cristo”. –

[email protected]

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

- Publicidad -
- Publicidad -