CHARLANDO DE BEISBOL

abril 7, 2021

CHARLANDO DE BEISBOL

Las pausas en el beisbol

Por Rodrigo Robles / @rodrigoroblesb

Veracruz, Ver., MÉXICO. “Cuando estuve en el Juego de Estrellas en 1998, fue una de las mejores experiencias de mi carrera. Jugar frente a los fanáticos de los Rockies que me veían jugar todos los días fue una experiencia increíble. Los aplausos que me dieron cuando me presentaron para el Home Run Derby fueron increíbles, VINICIO CASTILLA SORIA. –

** EL JUEGO SE LLAMA PITCHEO . – Hace cerca de 20 años vino a México un pitcher zurdo estadounidense llamado Danny “Bo” Magee, llegó en el transcurso de la campaña del 2000 para integrarse a las filas de los actuales campeones Acereros de Monclova, pero se le recuerda más vistiendo los colores de los Piratas de Campeche, con quienes campeonó en 2004.

En cinco años en la liga ganó 39 juegos y perdió 24, con una efectividad de 3.29 y tenía la particularidad de que se entrenaba con un balón de fútbol americano.

En el circuito invernal vistió la camisola de los Venados de Mazatlán en el torneo 2004-2005, y empató la nada honrosa marca de más cuadrangulares recibidos en un juego de nueve innings con 5, siendo sus verdugos los Tomateros de Culiacán un 27 de noviembre del 2004.

Cuando le tocaba trabajar a Magee se sabía de antemano que el encuentro de beisbol iba a transcurrir rápido, porque entre lanzamientos no tomaba más que unos cuantos segundos y no dejaba que su contrincante en la caja de bateo se asentara.

Y sí que daba gusto que Magee estuviera anunciado para pitchear porque eso significaba que podríamos irnos a casa más temprano, tal como sucedió en muchas ocasiones en el parque de beisbol de los Hermanos Serdán, cuando quien esto escribe laboraba en las transmisiones radiales de los Tigres Angelopolitanos.

Viene al tema porque actualmente en el beisbol de las Grandes Ligas existe un comité ex profeso para buscar elementos que permitan la reducción del tiempo del juego de pelota, y una de las propuestas es establecer un parámetro de tiempo entre pitcheo y pitcheo, puesto que dentro de ese mismo grupo colegiado existen quienes piensan que la pérdida de tiempo se da justo en esos momentos.

De cuatro minutos es el promedio de las pausas más largas que se han cronometrado entre disparos al home en algunos juegos de Ligas Mayores ¡CUATRO MINUTOS! ¡Es una barbaridad¡ Creo que para un aficionado en el estadio o aquellos que lo consumimos por la televisión o algún dispositivo móvil son demasiados.

A eso habrá que agregarle que cada vez estamos viendo menos pelotas en juego, y es que el jonrón sigue y seguirá siendo el batazo rey del beisbol. Los bateadores se especializan en aumentar el poderío de sus brazos antes que sus piernas, razón por la que cada vez vemos menos dobles o triples, sin olvidar que el pitcheo se ha vuelto más especializado y la tendencia de ponches en las últimas temporadas va en aumento.

El scouteo se ha llevado a niveles hartos de perfección a favor del pitcher, quien trabaja en mecánicas para aumentar aún más su velocidad, datos cada vez más precisos sobre las vulnerabilidades y secuencias de los bateadores, la tendencia de pitcheos rompientes. Datos que los bateadores poco ponen en práctica.

Todo lo anterior equivale a menos corredores en bases, menos oportunidades de ejecutar jugadas, tanto ofensivas como defensivas; la mentalidad del bateador es diferente, sobre todo entendiendo que la pelota es un poco más viva que en temporadas anteriores, por lo que prioriza los estacazos de cuatro esquinas. También hay más pelotas de foul, y los fouls también están afectando los ritmos del juego.

El lanzador sabe que tiene que llevar su compromiso al quinto o sexto episodio, porque después del él, el manager tendrá todo un regimiento de relevistas que tiran más de 95 millas para preservar una posible ventaja del juego.
** CURIOSIDADES. – Un siete de abril, pero de 1940, el México Rojo consiguió su primer triunfo en el circuito veraniego al lograr la victoria en el segundo de un doble cartel frente al conjunto regiomontano de Carta Blanca. La pizarra favoreció a los “Escarlatas” 8-4 en 10 trepidantes episodios, resultando Alberto Romo Chávez el pitcher ganador, el derrotado Marcos Valdés.

Fue el año de la famosa Liga Cismática, donde en plena temporada algunos equipos abandonaron la Liga Mexicana, pero para el México Rojo representó la primera de sus 5271 victorias actuales.

Hoy, hace un año, debieron iniciar las hostilidades de la campaña 2020, donde los Diablos Rojos cumplian sus primeros 80 años de existencia, que se terminó cancelando por la pandemia que actualmente estamos atravesando.
“Toma una idea. Hazla tu vida: piensa sobre ella, sueña sobre ella, vívela. Deja que tus músculos, cerebro, nervios y cada parte de tu cuerpo se llenen de esa idea. Luego deja todas las demás ideas solas. Ese es el camino hacia el éxito”, SWAMI VIVEKANANDA. –

[email protected]