Cañeros y Charros firmes a la final

enero 13, 2019

Séptima entrada

EMPEZARON.- Con triunfos de Cañeros y Charros, los dos marcados por los que saben, como los avocados al título, dio inicio la etapa de la semifinal en Los Mochis y Mazatlán. Pero esto promete ponerse aún mejor en los días por venir. Tanto que han vaticinado que las dos entrevistas se alargarían a un sexto o séptimo juego. Por supuesto que habrá que ver si así sucede.

RESPONDIÓ.- Se sabe, de antemano, que el “Teodoro Mariscal” de Mazatlán, es ideal para que el pitcheo luzca. Pero para que el de los porteños salga con banderas desplegadas. Pero resulta que la situación salió al revés y los Charros fueron los mandones en la loma y se llevaron el primero de la serie. Fue un juego rápido de pocas carreras donde el abridor de los tapatíos mantuvo en un puño a la ofensiva de Venados.

APENAS.- Pero eso no va a acabar con las aspiraciones de JJ Pacho y compañía pues apenas fue el inicio. La situación podría cambiar en lo que resta de la serie, lo que sí podemos afirmar es que los porteños van a dar más pelea, con todo y lo compacto que luce el equipo que dirige Roberto Vizcarra, un piloto que sabe lo que es ser campeón en LMP, con Águilas de Mexicali, hace algunas temporadas.

SÍ.- Venados es un equipo acostumbrado a las postemporadas. Obviamente Pacho también, pero Charros viene, al parecer, por algo que está buscando desde su llegada a la Perla Tapatía, luego de mudarse la franquicia de Guasave a esas tierras donde, por lo que se ve, llegó para quedarse, no obstante ser tierra donde el futbol se encuentra muy arraigado. Han sabido, desde luego, trabajar los directivos de Guadalajara.

SIGUE.- El buen momento parece seguir en Cañeros cuando salieron con el brazo en alto al imponerse en el primero de la serie a Yaquis que se defendió un rato al conectar algunos cuadrangulares que pusieron en alerta a los Verdes que no se quedaron atrás y respondieron con la misma fórmula sino que además que el relevo de los Esmeraldas fue superior que el de los de la antigua Cajeme.

INSISTE.- Dicen que es muy fácil hablar a toro pasado, pero la verdad de las cosas es que el manejador de la tribu, Sergio Omar Gastélum, dio la impresión de no pelear con garra el encuentro. Eso de aguantar demasiado a Javier Arturo López, no fue bien visto. Después enviar a relevistas como Marco Antonio Duarte y  Edwin Fierro, sabiendo que no eran los indicados, es para considerar que no está peleando como se debe, un encuentro.

NO HAY.- Si Fabián Anguamea ha demostrado que se le debe tener confianza, no nos explicamos el por qué no se platicó antes del juego, que iba a ser el primer relevo. El dirigente debe estar consciente que debe irse con aquel pitcher que le ha ayudado a sacar outs en los relevos. Y Duarte y Fierro, distan de haber cumplido con el cometido. En cambio Anguamea ha sido constantes en sus apariciones a la loma.

TAMPOCO.- Otra cosa, el chamaco Carlos de León ha mostrado hechuras cuando lo jalan al relevo  y cuando le han entregado la pelota para abrir juegos. ¿Por qué no es gente de confianza del estratega?. La verdad, muchos seguidores del equipo Yaquis, no lo entienden. Si Duarte y Fierro fallaron mucho en temporada regular, con sobrada razón en juegos de presión. ¿O está sintiendo presión también el piloto?.

FALLA.- Regresando con Javier Arturo López, ¿cuándo va a dar un buen juego en postemporada?. Solamente recordamos uno y eso es extraño en un pitcher de cabecera que se luce en el calendario regular. La noche del viernes se vio flojo con su recta. No es, lo sabemos perfectamente, un velocista, pero la noche del viernes le caminaba menos. Y aparte de eso, sus pitcheos eran altos.

BAJOS.- La ofensiva de Cañeros es fuerte, se sabe de antemano, y más luce cuando les lanzan alto. No creemos que los pitcheos altos que lanzó, fueran equivocados. Se puede equivocar en pitcheos buscando las esquinas y se le queden en el centro, pero en esos flans que aprovecharon los bats de los Cañeros, sí que se vieron extraños. No los desaprovecharon.

¿EN DÓNDE?.- Es cuándo uno se pregunta, ¿en dónde estuvieron cátcher, coach de pitcheo, etcétera, para indicarle que se estaba quedando muy alto?. Y si de plano le pedían lanzar abajo y era al revés, de inmediato aplicarle la grúa. La postemporada, lo deben saber, se dirige distinto, no aguantar mucho a sus abridores, no hay tregua para poder hacerlo.

¡¡BUENOS DÍAS!!

[email protected]