Beisbol de la costa, 75 años; aztecas en Juego de Estrellas AAA

julio 9, 2019

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.- De siempre se ha callado por sabido que los cimientos y el ADN de la hoy prospera  Liga Mexicana del Pacífico, antes Invernal de Sonora y/o Sonora-Sinaloa, datan de la llamada vieja Liga de la Costa del Pacífico.

Sin embargo, desde que evolucionó en Invernal de Sonora (1958-1959), sus impulsores pintaron su raya, ignorando campeonatos, estadísticas y hazañas del circuito que operó entre 1945-1946 y 1957-1958.

Se percibe un perjuicio regionalista, conocido que mientras a la liga de la costa la fundaron sinaloenses encabezados por  el mazatleco Teodoro Mariscal, a la Invernal de Sonora la crearon los del vecino estado y no fue sino hasta 1965-1966, cuando ingresaron los Tomateros de Culiacán y Venados de Mazatlán, que volvieron a fusionar usos, costumbres  e  intereses.

A donde queremos llegar es que,  sorprendió ver  ayer, en una de sus acostumbradas y aleatorias visitas a los medios  de la CDMX,  al titular de la LMP, Omar Canizales Soto, exhibiendo un logo de aniversario, pero no alusivo a los 62 años de su liga, sino a los 75, ya que incluyen los 13 de la Liga de la Costa del Pacífico.

 

Entendemos la  intención en tiempos de confrontación– cayó en verso sin esfuerzo–, pero bien harían en materializar ese acercamiento con el pasado, rescatando la bibliografía del 46 al 58, para que así, al menos, en vez de sus 16 banderínes, en Hermosillo contabilizaran 19 y en Culiacán y en Mazatlán 14.

Los Venados (5) fueron los que más coronas celebraron en la primera etapa, seguidos por Naranjeros—Queliteros (3)—y Tomateros (Tacuarineros (3)), cerrando la breve procesión, los desaparecidos Ostioneros de Guaymas (1).

AL venezolano Odubel Herrera, de  lo más reciente en  asuntos de violencia doméstica, lo perdonó  su pareja aún con rasguños en el rostro y, en consecuencia, la justicia estadounidense que, práctica, se evita carga de trabajo.

No obstante,  el jardinero no escapó de la política “cero tolerancia” de Major League Baseball, que le acarreó una suspensión de 85 días hábiles, sin derecho a cobrar en la nómina de los Filis de Filadelfia.

La sanción a Herrera,  visto abandonar la corte de la mano de la supuesta agraviada, es superior a la que MLB le aplicó hace poco más de un año al taponero entonces de los Azulejos de Toronto, Roberto Osuna, a quien, tras librarla en los tribunales,  le empujaron 75 juegos en la congeladora.

La ausencia no parece impactar en el proyecto 2019 de los Filis, pues el sudamericano solo promediaba .222 con 1 jonrón y 16 empujadas, luego de poner sus mejores cifras: .255, 22 bambinazos y 71 empujadas, en 2018.

“SEGURO va a sonreír. Siempre está de buen humor”. ¿Quién lo dijo?  A) El segunda base de los Indios de Cleveland, Jason Kipnis. B) Alberto Guadarrama, colaborador del CEO de la Liga Mexicana, Javier Salinas.  C) El dueño de los Naranjeros, Enrique Mazón, luego de firmar la jubilación del doctor Arturo León Lerma.

La respuesta en caliente: Jason Kipnis, amigo cercano del serpentinero de los Indios, el venezolano Carlos Carrasco y para quien pide solidaridad de todos los beisboleros después de conocerse que padece leucemia.

OBSERVACIONES:  El jardinero de los Rockies de Colorado, Roberto Ramos (.311, 19, 68) y  el jugador de cuadro de los Padres de San Diego, Luis Urías (.320, 17, 47), participarán hoy en el Juego de Estrellas AAA que enfrentará a las Ligas Internacional y Costa del Pacífico, en el Paso, Texas.

 

Christian Villanueva (.220, 8, 21) no termina por tomar su paso en el béisbol japonés, con los Gigantes de Yomiuri,  pero en 8 juegos del mes en curso son evidentes las señales de una mejoría: .273 (22-6), 1 jonrón, un doble, cuatro impulsadas y tres anotadas.

[email protected]

[email protected]