MLB

¿Seguirán dándole juego a Zobrist?

ZobristBaez

Por Phil Rogers / MLB.com

CHICAGO -- ¿Podrá Javier Báez ser más paciente en el plato?

Esta es una de las interrogantes que rodean a los Cachorros mientras se preparan para defender su corona en el 2017. Mientras Joe Maddon hace los últimos ajustes para redondear el roster más profundo de las Grandes Ligas y uno que incluirá de nuevo al cañonero Kyle Schwarber, el capataz deberá decidir quién obtendrá la mayoría de los turnos al bate como segunda base: ¿Báez o Ben Zobrist?

Báez es un mago con el guante y, con apenas 24 años de edad, potencialmente una estrella en proceso. El puertorriqueño hizo 450 visitas al plato la temporada pasada, y en la postemporada demostró que está listo para más. La percepción es que ya es hora de cambiar la guardia, Báez por encima de Zobrist, con éste último volviendo al rol de utility por el cual se hizo famoso.

Pero no importa qué tan divertido sea ver a Báez convertir los hits en outs y tocar a los corredores de manera relampagueante, en general Zobrist sigue siendo un jugador más completo que Báez. Zobrist afirma que ni siquiera era el mejor jugador en el equipo de su preparatoria. Eso es difícil de creer, pero aun si fuese cierto, el versátil jugador ha demostrado que el béisbol es más que sólo talento físico. Está claro que ha dominado el juego, y se ha empeñado en hacer las jugadas más vitales, como conectar aquel doble por todo el jardín izquierdo en la 10ma entrada del Juego 7 de la Serie Mundial ante los Indios.

En las últimas dos postemporadas por los Reales y los Cachorros, Zobrist ha visto acción en 33 partidos, en los que recibió tres bases por bolas menos de las veces que se ponchó (14/17) mientras que registró un porcentaje de embasarse de .343 y de slugging de .438. Y ya cuenta con dos anillos de Serie Mundial, además de haber sido nombrado JMV del Clásico de Otoño del 2016 con los Cachorros. Tiene promedio de bateo de .314 en sus últimos dos Series Mundiales, con siete extrabases y 10 carreras anotadas en 12 compromisos.

Zobrist no es un jugador que debería hacerse obsoleto, mucho menos si juega en un club que intenta repetir como campeón. Los Cachorros se vieron astutos al otorgarle a Zobrist un contrato por cuatro años antes del 2016, e incluso su rol podría ser aun más importante ahora que Dexter Fowler ya no está.

Los Cachorros podrían experimentar con Schwarber como primer bate durante los entrenamientos primaverales, en parte debido a la preferencia de Maddon de colocar a Zobrist, quien es ambidiextro, detrás del JMV de la Liga Nacional, Kris Bryant, y Anthony Rizzo. Zobrist hace más difícil que los lanzadores de la oposición le rehúyan a Rizzo (sólo pregúntenle a los Indios, quienes le dieron la base por bolas a Rizzo para lanzarle a Zobrist en aquel determinante 10mo inning). Pero Zobrist tendría más sentido como primer bate.

Zobrist tuvo porcentaje de embasarse de .386 el año pasado, y mientras que no es tan veloz como Fowler, es un gran corredor de bases. Fue puesto fuera una sola vez corriendo las bases el año pasado, consiguiendo un promedio de +20 por parte de Bill James aun cuando apenas se estafó seis bases en 10 oportunidades. Esa marca fue mejor que la de Fowler (+15) y mucho mejor que la de Báez (-2), quien fue puesto fuera en las bases en nueve ocasiones.

Suponiendo que Maddon desee darle el mayor tiempo de juego a Báez en la intermedia y mejorar la defensa en los jardines del club, Zobrist podría arrancar unas dos veces por semana en una de las dos esquinas de los jardines, en reemplazo de Jason Heyward (y en ocasiones de Schwarber) ante pitchers zurdos. Lo más probable es que Schwarber sea el bateador designado en partidos disputados en Boston, Baltimore, el sur de Chicago y Tampa Bay, lo que se traducen en 10 juegos más en los que Maddon puede colocar a Báez en la segunda base y a Zobrist en los jardines.

Eso le deja solamente dos juegos por semana en la intermedia a Báez, quien podría ser el mejor segunda base de Grandes Ligas. Pero en lugar de que Zobrist regrese al rol de utility, sería el propio Báez quien lo haría. Báez podría jugar por largos períodos en el campo corto o la tercera base si Addison Russell o Bryant termina en la lista de incapacitados. El boricua podría quedarse en la intermedia si Zobrist, Schwarber o Heyward se lesionan. Incluso existe la posibilidad de que vea acción en el bosque central si Albert Almora Jr. no logra hacer el roster para el Día Inaugural.

También esperen que Maddon recurra a los reemplazos defensivos con mayor frecuencia que la mayoría de los otros managers, sacando a Schwarber y Zobrist en el último tercio de los partidos para darle acción a Báez y ayudar a proteger ventajas.

Báez está lejos de ser un producto final. El oriundo de Bayamón ha hecho un gran trabajo tratando de recortar gradualmente su porcentaje de ponches (de 41.4% en el 2014 a 24% el año pasado), pero negoció apenas 12 bases por bolas no intencionales la campaña pasada - un boleto gratis por cada 37.5 visitas al plato.

Como resultado, Báez será un bateador de la parte baja del lineup hasta que aprenda a trabajar mejor las cuentas y reciba más bases por bolas. Y con los Cachorros posiblemente necesitados de colocar a Zobrist como primero en el orden - y de que haga valer sus habilidades en el terreno de juego - la segunda base seguirá siendo suya.

DANOS TU OPINIÓN
OPINIÓN
Tirabuzón
Por Juan Alonso Juárez
En la Pelota
Por Juan Vené
Tiempo de Beisbol
Por Enrique Kerlegand
Chepe On Deck
Por José Zazueta
MÁS NOTICIAS DE ESTA CATEGORÍA