Tijuana organización ejemplar

Out 27

Por David Braverman

MÉXICO, DF.- Ha caído el telón de una campaña más en la historia de la Liga Mexicana de Beisbol, circuito que 92 años después de su nacimiento ha vivido en este 2017 una de sus épocas más inestables, conflictivas y enrarecidas.

Pero por ahora es momento de olvidarse por un rato de tantos temas negativos que han surgido en los últimos meses en la pelota de verano, para enfocarnos en una de las partes más positivas que podemos encontrar en las recientes temporadas. Claro que me refiero a los Toros de Tijuana, los nuevos campeones de la LMB que se esta manera han coronado no solo una gran temporada, sino un gran regreso al beisbol profesional.

Hoy Tijuana puede presumir de ser la única plaza de la República Mexicana que ha conquistado títulos en las dos principales ligas profesionales de beisbol en el país, LMP y LMB. Pero el camino no fue fácil desde aquellas primeras semanas del 2014 cuando la familia Uribe compró la franquicia a los Petroleros de Minatitlán, franquicia pesimamente mal manejada y con una plantilla de peloteros que daba pena. A pesar de todo, ese año no calificaron pero tampoco fueron últimos y quedaron por encima de Reynosa (otra calamidad) y Aguascalientes.

Para el 2015 los Toros de Tijuana calificaron a postemporada y vivieron su primer gran momento eliminando a los Diablos Rojos para después caer en la final norteña con Monclova. El año pasado calificaron dejando en el camino a Monclova y Monterrey para finalmente perder en seis juegos la serie final ante Puebla.

Este año llegó la cereza al pastel luego de calificar como el mejor equipo norteño despacharon en seis juegos a los Rieleros de Aguascalientes y a Sultanes de Monterrey, volviendo a dejar a estos últimos en el camino haciéndolos tragar sus palabras y calificativos hacia la organización fronteriza.

Alberto Uribe, propietario de esta organización, ha plasmado en el Gasmart una nueva forma de hacer beisbol, siempre buscando agradar en todos los aspectos al cliente principal, el aficionado. Con sus hijos Alejandro y Blanquita formando parte de la directiva y auxiliado en la parte beisbol por el ex ligamayorista Jorge Campillo así como Oscar Romero sin olvidar a Antonio Cano en la gerencia, Uribe construyó un equipo que a lo largo de toda la campaña no tuvo que remover importados, los que comenzaron terminaron. Con Pedro Meré al timón y sus segundos de a bordo (Matías, Castañeda, Espinoza, Couoh, Robles, Garza, Easler) la máquina taurina estuvo bien aceitada a lo largo de todo el calendario y el resultado finalmente llegó siendo por cierto para el veracruzano Meré, el segundo título de su carrera como manager.

No es un secreto que en una buena organización y con buen trato, el pelotero profesional suele rendir al máximo. Y en Tijuana cada uno de ellos se sintió cómodo y a gusto, disfrutaron saltar al diamante cada noche sabiendo que al llegar la fecha de pago su cheque estaría listo, no como en otras organizaciones de la LMB que inclusive hoy en día y terminada la temporada, les siguen debiendo dinero a sus peloteros.

El roster completo de los Toros cumplió con creces y mención especial merece el exbigleaguer Oscar Robles quien pudo tener el final soñado para una profesional y productiva carrera en los diamantes. Una campaña en la que recibió homenajes en los parques que visitaron los Toros, además de un adiós muy especial en el Gasmart, escenario en donde seguramente el año entrante estará trabajando como instructor o coach con el equipo de su ciudad natal.

Hoy los Toros de Tijuana, la familia Uribe y todos quienes son parte de la organización, festejan su primer título en verano, pero muy pronto este quedará en la historia y la copa en las vitrinas porque el trabajo para la próxima temporada deberá comenzar.

Claro, este éxito de Tijuana ha levantado también algo de polémica y envidias en el mismo seno de la desigual asamblea de la LMB. Pero como me dijo una vez mi amigo “el pajarito”, cuando creas envidias es que has conquistado algo que aquellos no lograron, así que contéstales con una sonrisa.

Terminó la campaña 2017 y viene un receso muy distinto al de décadas atrás. En el tintero la relación con la LMP ante la soberbia de la “nueva LMB”, el futuro de organizaciones históricas como los Tigres de (¿?) y el Águila de (¿?), la debacle económica de Olmecas, Generales y Saraperos, la doble propiedad avalada por quienes muy poco saben de pelota. Y claro, las nuevas ideas de olvidarse del beisbol terreno de juego y estadio para inclinarse por redes sociales en el intento de atraer nuevos aficionados, claro, simples espejitos para deslumbrar a varios magnates tan exitosos en sus negocios, pero tan ilusos en el beisbol. Ya habrá tiempo de comentarlo.

Felicidades Tijuana, felicidades Toros !!!.

Comentarios a tus órdenes en: mail: dbraverman@yahoo.com

OPINIÓN
Tirabuzón
Por Juan Alonso Juárez
Séptima entrada
Por Gilberto Ruiz Razo
Tiempo de Beisbol
Por Enrique Kerlegand
Mi Columna
Por Roberto Riveros
Chepe On Deck
Por José Zazueta
DANOS TU OPINIÓN