PREMIOS
PURO BEISBOL
FALTAN

Roberto Mansur, el Alto Comisionado

Hacia el Norte

Por Marco Domínguez

Alto comisionado. Cuando rompieron bajacalifornianos y sonorenses, en 2012, la opinión de Roberto Mansur fue decisiva para establecer hacía dónde dirigiría su apoyo la Liga Mexicana de Beisbol.

Entonces, el hombre fuerte de Diablos Rojos señaló hacia la Liga Norte de México sobre la Liga Norte de Sonora.

“El señor Mansur ha sido muy importante en el desarrollo de la liga en estos dos años, por eso estamos orgullosos de que haya aceptado ser nuestro alto comisionado”, comenta Juan Manuel Arellano Lara, presidente de los Marineros de Ensenada.

Hace cuatro años, “Diablos Rojos y las organizaciones de Liga Mexicana querían abortar el proyecto de apoyo a Liga Norte por falta de garantías, pero nosotros lo buscamos personalmente y el señor Mansur creyó en nuestro proyecto”.

Desde ese momento, “se creó una relación sólida de Marineros con Diablos Rojos y Oaxaca, pero también él ha servido como vínculo entre las organizaciones de las dos ligas”.

Las funciones del alto comisionado “serán las mismas que en cualquier lugar, así que lo consultaremos para que haga respetar los reglamentos y acuerdos en caso de algún conflicto que involucre a los equipos de nuestra liga, sobre todo en relación a los convenios que tenemos con liga mexicana”.

Del campo a la oficina. Los domingos se viste de beisbolista y pasea entre el cajón de tercera base y la caseta del deportivo Antonio Palacios.

Desde ahí dirige a los Juveniles de Publicidad Márquez, un equipo patrocinado por su familia materna en la Liga Municipal de Aficionados de Ensenada.

No existen antecedentes suyos de una trayectoria sobresaliente como pelotero, pero, poco a poco, el abogado Jorge Rivera Márquez ha encontrado la manera de trascender a través del beisbol.

Gracias a su profesión se convirtió en apoderado legal de los Marineros de Ensenada, puesto a través del cual estableció los contactos hasta llegar a ser elegido de forma unánime como presidente de la Liga Norte de México en diciembre de 2012, apenas con 38 años cumplidos.

Ese vínculo, “no significa ningún compromiso con Marineros, al contrario, si solicité ser presidente de la liga, y después recibí el apoyo de las seis directivas, trabajaré para todos de la misma manera”.

“Seguiré promoviendo que las cosas se hagan bien, con certeza, para consolidar la liga en este año, ya que en 2012 apenas se constituyó”, por ejemplo, “tendremos una página de internet donde informaremos los resultados de los juegos al momento y las noticias de todos los equipos”.

Mientras tanto, el titular de la LNM responde llamadas de los clientes a los que atenderá en los juzgados, así como de los jugadores a los que dirigirá el domingo en las semifinales de la Liga Municipal y de los afiliados que le marcan desde las seis distintas plazas, a unos días de la inauguración.

El primer Toro. Los Truenos de Tijuana no tuvieron la mejor de las despedidas de la Liga Norte de México.

Sin embargo, el compromiso de sus jugadores y cuerpo técnico contrastó en todo momento con las carencias derivadas del área administrativa.

Por tres campañas, el equipo dirigido por David Sinohui siempre peleó el liderato de la fase regular y en un par de ocasiones llegó hasta la fase semifinal.

“Siempre estuve en las buenas y en las malas, nunca me rajé ni me rendí, el beisbol es mi pasión, mi chamba, y me parecía feo dejar al equipo ya estando ahí, aunque finalmente nos pagaron todo y las cosas quedaron bien”, relata el líder dentro de aquel grupo de jugadores, Francisco Burgos.

El fielder sinaloense cumplió con temporadas sobresalientes como puntal de los Truenos, tras una exitosa experiencia con los Marineros de Ensenada, organización a la que llegó como prospecto de Potros de Tijuana y Leones de Yucatán.

Pasada esa experiencia, el pelotero originario de La Reforma, Sinaloa, ha obtenido recompensa a su compromiso con Truenos tanto dentro como fuera del terreno de juego: fue el primer jugador firmado por Marco Antonio Vázquez, gerente de los nuevos Toros de Tijuana.

“Después de platicar con él y con el dueño, el señor (Alberto) Uribe, me quedó claro que las cosas ahora serán muy diferentes”, recuerda, ya como parte del grupo que trabaja bajo las órdenes de Francisco “Paquín” Estrada.

OPINIÓN
Tirabuzón
Por Juan Alonso Juárez
Zona de Contacto
Por Fernando Ballesteros
Tiempo de Beisbol
Por Enrique Kerlegand
Chepe On Deck
Por José Zazueta
DANOS TU OPINIÓN