La prensa y la ‘nueva’ LMB

Out 27

Por David Braverman

MÉXICO, DF. Cerca de tres semanas alejado de escribir estas líneas me han permitido observar con más detenimiento las múltiples reacciones que se han dado en un importante sector de la prensa beisbolera en relación a lo que se está viviendo en nuestro beisbol, tanto de verano como de invierno.

Me llama la atención que la mayor cantidad de críticas hacia la LMB y sus nuevas ideas ha sido plasmada por la pluma de los más experimentados y destacados columnistas de beisbol en México y más allá de sus fronteras. Y es que, mis queridos amigos, en las últimas semanas se han escuchado declaraciones de directivos nuevos que parecen una mala broma.

Tantos cronistas de experiencia no pueden estar equivocados al mostrarse contrarios a la idea de las dos temporadas que pretende jugar la LMB el año que entra o de la posible invasión de la LMB en terrenos de la LMP como lo es la Serie del Caribe y la calendarización de sus respectivas temporadas.

Tantos colegas con varias décadas en el periodismo beisbolero no pueden estar equivocados cuando afirman, perdón afirmamos, que el beisbol es tradición y que acabar con la misma es pegarle un gancho al hígado a este bello deporte. He notado que en general las opiniones van en el sentido de no negar que se requieren cambios y actualizaciones en la LMB, pero casi de manera unánime se opina que la tradición debe permanecer intacta.

Ya habrá tiempo de analizar y observar cómo se planea el año entrante para el circuito de verano. Sabremos qué pasará con equipos que arrastran la cobija, que no cumplen sus obligaciones salariales con sus peloteros, que no tienen respeto para sus aficionados desmantelando sus rosters o haciendo cambalaches entre los mismos, que no cuidan sus estadios, en fin, que ofrecen muy poco.

Pero afortunadamente no todo lo que está sucediendo en la LMB es criticable, hay también cosas buenas que destacar y que se podrían convertir en ejemplo para esas organizaciones que ven cerca su final. Ahí está el gran trabajo que se hace en Tijuana, equipo muy bien armado y balanceado, refuerzos extranjeros que se mantienen desde el inicio de la temporada hasta hoy, amenidades en un estadio que no es nuevo pero que brinda comodidad y entretenimiento a los aficionados. Y eso que a pocos kilómetros de distancia del Gasmart se encuentra el Petco Park y la posibilidad de ver beisbol de grandes ligas.

Voltear a plazas como Tijuana, Monterrey y Yucatán, alivia un poco la mirada de lo que vemos en otras con sus estadios sin lona en ciudades lluviosas como Veracruz, bardas que no cubren totalmente los jardines y relevistas sentados sobre una cubeta a falta de sillas en el bullpen, peloteros que se niegan a jugar en Durango por falta de pago, parque sin alumbrado por no pagar a la luz tiempo como en Tabasco, etc,etc,etc.

Los maestros Kerlegand, Morales y Vené, los colegas Ballesteros, Bencomo y muchos otros. ¿Estaremos tan equivocados ?. Igual y sí, la última palabra la tienes tu, amigo lector.

DODGER BLUE

Los Dodgers de Los Ángeles tienen muchas razones para estar felices en esta mitad de campaña y por dos razones en especial. La primera es que finalizaron la primera parte con el mejor record de las grandes ligas, la segunda es que lo están haciendo gracias, en una buena parte, al talento de casa encabezado por Cody Bellinger.

Con el ascenso de esta nueva estrella de los Dodgers, en las sucursales hay un nuevo prospecto número uno, Walker Buehler, mientras que en el número dos aparece ya el México-norteamericano Alex Verdugo.

El nacido en Tucson acaba de estar en el juego de estrellas futuros y los colegas que cubren a los Dodgers comienzan a voltear hacia él. En la Triple A con Oklahoma City está bateando para .346 y ha logrado embasarse en sus últimos 32 partidos. Es actualmente el cuarto mejor bateador en la Liga de la Costa del Pacífico.

Por cierto que Verdugo y Bellinger se conocen bien. En abril todavía jugaron juntos en Oklahoma y hace tres años fueron compañeros de cuarto cuando jugaron en la liga de novatos en Arizona. Pronto podrían volver a compartir dugout.

JUEGO DE ESTRELLAS PACHANGUERO

No cabe duda que el haberle quitado al clásico de media temporada el interés de definir al equipo que inicia como local la Serie Mundial, ha regresado el evento a un simple juego de exhibición en donde los peloteros no solamente se han relajado, sino que han convertido en una pachanga las casetas.

Ciertamente el juego de este año resultó emocionante y se definió en extra innings, hubo buen pitcheo, pero también estuvo latente la posibilidad de que, como en el 2002, el juego terminará empatado por falta de lanzadores.

El saber que nada estaba en juego, llevó a la mayoría de los peloteros a un nivel de relajación en donde se llegó a exagerar. La foto que le toma Yadier Molina a Nelson Cruz con el umpire Joe West a medio juego es un ejemplo. A muchos les pudo parecer cómico o simpático pero a otros una falta de respeto. En fin, habrá que acostumbrarse al beisbol de los millennials, aunque ojalá y un día no se les ocurra, aquí o allá, definir un juego de extrainnings con series de tiros penales. Con eso de que ya somos muy cuates del comisionado…Hasta la próxima.

Comentarios a tus órdenes en: mail: dbraverman@yahoo.com

OPINIÓN
Tirabuzón
Por Juan Alonso Juárez
Zona de Contacto
Por Fernando Ballesteros
Imparable
Por Héctor Bencomo
Tiempo de Beisbol
Por Enrique Kerlegand
En Terreno de Fair
Por Gilberto Escobar
DANOS TU OPINIÓN
COLUMNAS
¿Algún Columnista en Particular?