Fueron Tigres

Out 27

Por David Braverman

MÉXICO, DF.- Para la mayoría de los fanáticos al beisbol, el gusto por este bello deporte comienza generalmente desde la infancia y al paso del tiempo vamos seleccionando a nuestro equipo y peloteros favoritos. Fue justamente mi caso, creciendo junto a un padre amante del beisbol y fanático de los Diablos Rojos del México, amando esos regalos de cumpleaños consistentes en alguna manopla acompañada de su pelota y el bat, claro, en ocasiones llegaba también la gorra. Bien dice la canción de Terry Cashman: “Como quise a mi papá cuando me regaló ese viejo guante de beisbol, creo que esa noche dormí con él, soñando con las grandes ligas y un diamante de beisbol”.

Si bien Miguel, mi papá, trató de inculcarme el gusto por la pandilla escarlata, fui creciendo y de pronto me di cuenta que simpatizaba más con el color azul y esos Tigres que demostraban mucha garra en el diamante. Sí, de niño y después como adolecente, fui contagiado por aquel cuadro del millón, por Remes, Kiko, Murillo, Esquivias, Ponce, Zamudio, Garza y tantos otros, mexicanos y también muy buenos extranjeros que vistieron ese tradicional uniforme de rayas azules que los Tigres hicieron suyo.

Esos felinos ya venían de haber ganado varios campeonatos, de aquella desastrosa gira por Japón perdiendo 13 juegos, de historias contadas en torno a su propietario Don Alejo Peralta a quién en ocasiones se le vio con el uniforme puesto dando órdenes en la caseta. Ah qué tiempos aquellos cuando los agarrones de a verdad contra los Diablos Rojos. Qué tiempos aquellos de los felinos en el vestidor de la tercera base y los escarlatas por el lado de la primera base. Qué tiempos aquellos de la mejor casa que el beisbol ha tenido en la ciudad de México, el Parque Deportivo del Seguro Social.

Ciertamente, con el paso del tiempo y convertido en periodista beisbolero, dejé atrás mi fascinación por los Tigres y traté, hasta hoy en día, de simpatizar simple y sencillamente con el beisbol, con la Liga Mexicana. Pero como periodista me di cuenta a fines de la década de los noventa que el futuro no pintaba bien para los Tigres. El fallecimiento del ingeniero Alejo Peralta fue quizás el inicio de un final que tardó algunos años. A esto agregaría yo la muerte años antes en un accidente de Ernesto Peralta, hijo de Don Alejo, quién siempre demostró ser el único de los herederos con el gusto y cariño por los Tigres, por el beisbol y por la Liga Mexicana.

Poco tiempo después de la muerte de Don Alejo, llegó la mayor pérdida para el beisbol de la capital con la desaparición del Parque Deportivo del Seguro Social, inmueble que digan lo que digan, sigue siendo extrañado hasta hoy en día, pero ya no había quién lo defendiera. El ambiente beisbolero que ahí se vivió por décadas no volvió a aparecer en el antiguo DF, ni en el nefasto Foro Sol y menos hoy en día en el pequeño Fray Nano. A los pocos años el ingeniero Carlos Peralta, quién quedó al mando de la organización felina, decidió abandonar la capital para llevar el equipo a Puebla en una acción que fue parte de un paquete de negociaciones con el gobierno de ese estado. Pero los Tigres, a pesar de un título, pasaron por la angelópolis con más pena que gloria.

La siguiente escala fue Cancún. El ofrecimiento de políticos locales y después del gobernador Borge no podía ser ignorado y fue así como la novena emigró a ese paradisiaco rincón turístico pero poco beisbolero, diría yo, poco deportivo. Durante su estancia en Quintana Roo, los Tigres operaron con presupuesto salido de la oficina de Borge, incluida la costosa remodelación del exclusivo palco de honor sin importar que muchas de las butacas en diferentes zonas del estadio estaban en situación deplorable. Es más, hace un par de temporadas cuando llegó Jerry Royster al timón felino, fue personalmente el gobernador Borge quién viajó a San Diego para firmar al ex ligamayorista durante los Winter Meetings.

Pero amigos, el benefactor beisbolero y felino gobernador Borge cumplió su período y dejó la oficina. Y los Tigres quedaron en el limbo con un dueño a quién hace tiempo dejó de interesarle mantener al equipo y solo lo venía haciendo en cumplimiento de las peticiones de su padre antes de morir.

Hoy se culpa a la inestabilidad en la LMB y a la división por el tema de los jugadores mexico norteamericanos cuando fue el mismo Carlos Peralta quién hace pocos años pedía el incremento de equipos en la liga y la contratación de peloteros de ascendencia mexicana aunque hayan nacido en los Estados Unidos. Muchas cosas se pueden decir y buscar esclarecer, pero lo cierto es, simple y sencillamente, que esta idea llevaba ya un buen tiempo en el pensamiento de Carlos.

Tigres se va de la LMB y deja una gran historia de 12 títulos, el primero en 1955 su año de nacimiento. Y deja atrás una larga lista de inolvidables peloteros, mexicanos y extranjeros, de managers, coaches, batboys, personal de vestidores y de oficina. Pero también deja atrás lo más importante, el cariño y sentimiento de miles de seguidores, la mayoría de ellos quizás todavía en la CDMX.

Hoy volteo con tristeza a mis primeros años de gusto por el beisbol y por los Tigres. Pero también a mis primeros años como reportero y periodista y aquellas charlas con el polémico ingeniero Alejo Peralta. Y de muchas de esas conversaciones que me quedaron grabadas de joven, hoy les puedo asegurar que Don Alejo jamás hubiera permitido esto. Ya habrá más que comentar del tema.

MÁS BATAZOS.- Increíble lo que sucedió el domingo al término de la primera ronda de la Serie del Caribe cuando en un lapso de dos horas el comité organizador cambió tres veces la forma en que se jugarían las semifinales. De verdad parecía una auténtica pachanga ya que quisieron ser tan “pomposos” con su ahora famoso TQB (Balance de Calidad Total) que terminaron siendo una vergüenza, en fin…En Tijuana los Toros preparan para este jueves un showcase en el que pondrán en vitrina a más de veinte prospectos de la organización para que los buscadores de grandes ligas puedan checarlos. Esta organización es de las que más peloteros han exportado en el último par de años hacia los Estados Unidos…Y aunque Tigres anunció que se va y la LMB recibió y selló la petición de salida firmada por Carlos Peralta, algunos directivos de la liga como Virgilio Ruiz, entre otros, hacen un intento por platicar con directivos de Tigres sobre la posibilidad de rentarles la franquicia, ojo con esto…Ufff, que semana.

Te gustaría anunciar tu empresa en esta columna???...Contáctame mail: dbravermanv@televisa.com.mx

twitter: @braverman_tdn

OPINIÓN
Tirabuzón
Por Juan Alonso Juárez
Zona de Contacto
Por Fernando Ballesteros
Imparable
Por Héctor Bencomo
Tiempo de Beisbol
Por Enrique Kerlegand
En Terreno de Fair
Por Gilberto Escobar
DANOS TU OPINIÓN