ENFERMAN AL BEISBOL

Out 27

Por David Braverman

Terminada la primera mini temporada de la original “nueva lmb” y comenzando la segunda luego de sus playoffs y el receso de juego de estrellas en Mérida, llega también el momento de detenerse un poco en lo que está sucediendo alrededor del todavía máximo circuito veraniego del beisbol organizado en nuestro país.


Una temporada de 57 juegos para después mandar a ocho equipos y 250 peloteros a descansar no le puede dejar nada bueno más que a los dos equipos que lograron llegar a la serie final de la cual solo uno levantó la copa, la disfrutó a medias porque se encimó el juego de estrellas, para arrancar dos días después una segunda mini temporada en defensa del mini gallardete.


Lo anterior no lo expreso de manera despectiva, de ninguna manera quito mérito a los Leones de Yucatán, al contrario, gran trabajo de sus peloteros, gran dirección de su manager y coaches y excelente esfuerzo de su directiva. Pero seamos realistas, es un título que al igual que el del equipo que gane la segunda mini campaña así como el de los líderes individuales, deberá ir acompañado de un asterisco que marque el recortado calendario, sí, *Campeón Mini Temporada I. O me van a decir que ganar un título en una temporada de 57 juegos es lo mismo que ganarlo luego de 114? Solo alguien que no conozca o no entienda el juego de pelota o que sencillamente le importe un comino a que sea analfabeta del beisbol lo puede pensar.

La Liga Mexicana se está contagiando rápidamente de esa enfermedad llamada soberbia, pero parece que no se han dado cuenta.

JUEGO DE ESTRELLAS ESTRELLADO

La enfermedad parece avanzar. Y para muestra quedó la pésima organización logística del pasado juego de estrellas en Mérida. ¿A quién demonios se le ocurrió programar el clásico de media temporada para comenzar a las 10 de la noche? Es increíble que la “nueva lmb” en quien recae la organización de juego de estrellas y playoffs, le diera más importancia a la presentación de un jueguito de barrio que imagino será buen negocio para alguien. Además programaron un pequeño espectáculo musical que sin problema pudo haberse realizado después del juego de pelota. El juego terminó a la 1AM del día siguiente con tribunas semi vacías. Excelente y bien pensado horario para que los aficionados de otras ciudades lo siguieran por TV, un portento de mercadotecnia deportiva.

Pero no fue todo, además de restarle importancia al juego en sí, ya estaba listo el escenario para entregar premios individuales y anillos a los estelares y de plano lo cancelaron. Los estrellas de la LMB recibieron sus anillos dentro del dogout y en una pequeña bolsita entregada por algunos empleados de la liga enviados por su jefe, mismo que desapareció también al final del juego por lo que el premio de más valioso a Luis Juárez fue entregado por su asistente. ¿Será porque ya era tarde, le dio sueño, le cerraban el restaurante para cenar o de plano no quiso que se rompiera el record de abucheos que él mismo estableció una noche antes?

En las casetas observamos y escuchamos a peloteros estelares fastidiados por la hora del juego, molestos por la mala organización y reprobando la desatención por parte de quien dirige la liga.

Cuidado, el pelotero es simple y sencillamente la gran materia prima de este bello deporte y espectáculo llamado beisbol. A los estrellas que llevas al clásico de media temporada los tienes que tratar como tales, no ignorarlos y mandarles emisarios.
Qué lástima, pero al gran evento lo dejaron como plato de segunda mano, al juego de estrellas sencillamente lo estrellaron.

POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA…

Fuimos testigos en Mérida de la tremenda desaprobación que tiene el actual presidente de la “nueva lmb”. Al término del juego siete de la serie final y al presentarse para entregar la Copa Zachila, acompañado por sus invitados especiales, miles de fanáticos yucatecos le expresaron su sentimiento con un sonado abucheo acompañado de rechifla y linduras que salían de miles de bocas yucatecas.

No es para menos, en un Estado y una ciudad que ama al beisbol y sus Leones, no les puedes hacer la grosería de quitarles un juego por televisión de su equipo para favorecer una transmisión por facebook. Esto es increíble, reprobable y una falta total de respeto hacia los aficionados de una ciudad y una región que son estandartes de la Liga Mexicana.

Pero volvemos a lo mismo, los intereses y “bluffs” personales por encima de los intereses del beisbol, de la liga y principalmente de los aficionados. Sí, por primera vez en la historia fui testigo de una sonada rechifla a un presidente de la LMB. En casi cuatro décadas de cubrir beisbol no me había tocado, pero como muchas cosas que están sucediendo en nuestro querido México, siempre hay una primera vez.

VIENE LA SEGUNDA PARTE

Arrancó la mini temporada II. Habrá que estar muy pendientes de cómo los brazos de los pitchers comienzan a resentir ese ilógico receso tras varias semanas de competencia. Vendrán las lesiones, llegará también el momento de confusión para aquellos peloteros que acostumbran a jugar desde el inicio invernal en la LMP.

Pero, no pasa nada. Esto ha sido tan ingenioso y brillante que seguramente en la oficina del comisionado Manfred ya analizan la posibilidad de hacer dos temporaditas en la MLB pero deberán ser cuidadoso porque quizás la idea ya esta patentada y deberán pagar derechos, digo no?

Comentarios a tus órdenes en:
mail: dbraverman@yahoo.com
twitter: @Braverman_TDN

OPINIÓN
Zona de Contacto
Por Fernando Ballesteros
En Terreno de Fair
Por Gilberto Escobar
Tiempo de Beisbol
Por Enrique Kerlegand
Séptima entrada
Por Gilberto Ruiz Razo
Lanzando para Home
Por Alfonso Araujo Bojórquez
DANOS TU OPINIÓN
COLUMNAS
¿Algún Columnista en Particular?