Altas y bajas en cada temporada

Tiempo de Beisbol

Por Enrique Kerlegand

CHARROS DE JALISCO YA TIENE LISTO PARA LA ACION A SERGIO ROMO

(TIEMPO DEL RECUEREDO: El 7 de diciembre de 1978, Byron McLaughlin lanzó sin hit ni carrera con los Ostioneros de Guaymas ganando 2-0 a los Venados de Mazatlán en juego de 9 entradas. También el 7 de diciembre pero de 1979, los Tomateros de Culiacán impusieron record ante Venados de Mazatlán al conectar 5 extrabases consecutivos en una entrada (2da).

MUCHAS veces nos preguntamos ¿Qué tano beneficio se obtiene con tantas altas y bajas que se dan a lo largo de la temporada? Ya no se diga de extranjeros, ahora se permiten hasta 8 por equipo en la LMP. Pero esa cantidad aumenta, sin pasarse del límite pero si en cambios.

ESO quiere decir que los equipos juntan 25 jugadores antes de cada temporada, con esos saltan al terreno en la inauguración, pero al ir avanzando la temporada y según aparezcan en el standing los movimientos están a la orden del día. Es muy difícil poner las cantidades, aunque no falta quien tenga esa paciencia de llevar 8 rosters para tener el dato exacto. Tampoco se puede comparar si este sistema actual es lo mismo que se hacía en la vieja Liga de la Costa, mucho más difícil encontrar a un comunicador o un aficionado que guarde esos documentos de todos los equipos y con sus respectivas altas y bajas.

Es probable que en aquella época no haya sido tan abundante como ahora porque las comunicaciones eran más complicadas. Los equipos se armaban muy bien y es probable que dada las categorías a lo mejor era otro cantar. Nos atrevemos a pensar que por todo esto era menos el tráfico de jugadores, aunque en lo económico puede creerse que los jugadores se ofrecían. Lo que ganaban era muy poco, ahí está el caso de Jorge Pasquel que con su cartera retó a las Ligas Mayores.

VIENDO las listas de jugadores eran roster reducidos, al menos en el beisbol de la LMB si lo eran porque encontramos equipos que tenían seis o siete lanzadores, también porque en aquellos tiempos los jugadores de posición también hacían labores de pitcher. Ángel Castro, Roberto Ortiz, Ramón Bragaña, etcétera, sobre todo este último que se le recuerda por su grandiosa habilidad para lanzar, pero también era cátcher y primera base.

En esto ha cambiado mucho el beisbol. Sigue siendo el mismo, sus reglas han tenido alguna variante, pero el sistema de competencia en el manejo de los managers ya es otra cosa. No se fijaban en la cantidad de pitcheos para remover lanzadores, regularmente completaban los juegos y tenían sus estrategias. Como no existía el bateador designado, muchas veces iban al montículo, para enviar al pitcher a primera base y traer al jugador de esa posición para sacar uno o dos outs. Luego volvían a entrar para traer nuevamente a su pitcher que había cubierto una posición en ese lapso. Eran los relevistas disfrazados.

Kerlegand99@yahoo.com.mx

kerlegand99@gmail.com

OPINIÓN
Tirabuzón
Por Juan Alonso Juárez
Zona de Contacto
Por Fernando Ballesteros
Imparable
Por Héctor Bencomo
Tiempo de Beisbol
Por Enrique Kerlegand
En Terreno de Fair
Por Gilberto Escobar
DANOS TU OPINIÓN
COLUMNAS
¿Algún Columnista en Particular?