Adrián González en la mira de los Charros de Jalisco

Zona de Contacto

Por Fernando Ballesteros

CULIACÁN._ Los Charros de Jalisco siguen pensando en grande. Después de enfilar sus baterías hacia el venezolano Pablo Sandoval –firma no descartada todavía--, ahora se han puesto otro objetivo: Adrián González.

Las condiciones están dadas para que El Titán juegue con los Charros, aunque sea el último mes o a partir del 15 de diciembre, como solía hacerlo Vinicio Castilla cada año que reportaba a los Yaquis de Cd. Obregón o Naranjeros de Hermosillo en sus tiempos gloriosos en MLB.

¿Por qué hay posibilidades? 1-Adrián finalizó lesionado la temporada con los Dodgers y requiere rehabilitación de la espalda baja en invierno. 2-Su hermano Édgar es el Vicepresidente Deportivo de los Charros y la esposa del primera base, Betsy, es nativa de Guadalajara. 3-Carlos Bremer, un famoso financiero regiomontano y gran amigo de Adrián, sigue en gran alianza desde dos años con Salvador Quirarte, Presidente del Consejo de Administración del Club Charros.

Cuestión de enfoques: Para muchos, puedes lesionarte sin jugar beisbol en la temporada baja –en cualquier actividad--, y para muchos otros es mayor el riesgo jugando pelota invernal.

Los Charros frenaron de momento las conversaciones con Adrián, quien se fue a Italia y no precisamente a rehabilitarse sino en un viaje de placer con su familia.

De 35 años de edad y cuatro veces Guante de Oro como primera base (2008, 2009, 2011 y 2014), González todavía tiene una temporada de contrato con los Dodgers por 22.3 millones de dólares.

Si Edgar González y Carlos Bremer convencen a Adrián para que juegue en diciembre con los Charros, los únicos que podrían impedirlo son los Dodgers, quienes, de acuerdo a los analistas, buscarán enviarlo a otro equipo para la temporada 2018.

#CLÁSICODEOTOÑO….¿Qué estabas haciendo la última vez que los Dodgers habían llegado a una Serie Mundial, en 1988? Pregunta que ha dado la vuelta en las transmisiones por TV y en todas las redes sociales, sobre todo porque eso ocurrió hace 29 años.

Y ante la pregunta de muchos aficionados, esta fue mi vivencia ante dicho acontecimiento: Tenía 13 años, jugaba en la Liga Infantil Culiacán, AC, y cursaba segundo año de secundaria.

Ese año, a pesar de ser un gran fanático de los Cardenales de San Luis, fui un gran seguidor de los Atléticos de Oakland por ese tremendo trabuco que intimidaba a cualquiera: Rickey Henderson, Carney Lansford, José Canseco y su 40-40; Mark McGwire, La Cobra Parker, Terry Steinbach, Dave Henderson, Dave Stewart, Dennis Eckersley, etc.

Todo comenzó el sábado 15 de octubre en Dodger Stadium y creo que la serie terminó allí con el increíble jonrón de Kirk Gibson. En 1988 creía saber un poco de beisbol. Y hasta la fecha. No le daba posibilidad alguna de ganar a unos diezmados Dodgers ante el gran gigante de la Liga Americana.

Ese día sábado, en un tejaban del patio en casa de mis padres, se preparó en familia una carne asada con bebidas para disfrutar del arranque de la Serie Mundial.

“¿Quién crees que ganará la Serie Mundial?”, me preguntó en corto uno de mis tíos, quien muchos años atrás había sido un gran lanzador de Primera Fuerza.

“Oakland tiene el equipo para barrer la serie y sin problemas”, alcancé a responderle minutos antes de que Orel Hershisher hiciera el primera lanzamiento hacia home, cuyo televisor ya estaba encendido con la narración inolvidable por Televisa de Sony Alarcón, El Mago Septién y Toño de Valdés.

Aún recuerdo las sabias palabras de mi tío ante tal respuesta y antes de cantarse el play ball: “En una serie corta, el gran pitcheo siempre se impone al gran bateo. Los Dodgers van a ganar”.

La historia es bien conocida en el mundillo beisbolero. Con los Dodgers 3-4 abajo en el fondo del noveno episodio, Kirk Gibson --quien no podía caminar por lesiones en las dos piernas--, fue sacado del dugout por Tom LaSorda para enfrentar con uno en base al mejor cerrador del beisbol: Dennis Eckersley.

La escena del batazo de Gibson y su heroico corrido por las bases, son una de las mejores imágenes en la historia de postemporada. Orel Hershisher fue el Jugador Más Valioso con record de 2-0 y 1.00 de efectividad.

Ese es mi recuerdo de la Serie Mundial de 1988, la última que jugaron los Dodgers previo a la que arrancan mañana en su casa.

ROLETAZOS:

*MUY LAMENTABLE el fallecimiento de Rusell Gutiérrez, un destacado narrador de los Leones de Yucatán y quien luchó durante mucho tiempo contra una enfermedad. Gran conocedor de la pelota y de trato siempre cordial, el beisbol mexicano lo va a extrañar. El fin de semana también murió el ex jardinero de los Diablos Rojos del México a fines de los 70’s, Baudel López, nativo de Tamaulipas. Descansen en paz.

*REVISANDO LA guía de records más actualizada de la LMP, no hay ninguna marca ofensiva o de pitcheo en peligro de batirse. Lo más destacado sería que Luis Alfonso García llegue a 150 jonrones de por vida con los Naranjeros (le faltan cuatro) para superar a Andrés Mora y en ese caso situarse en el cuarto lugar. Los primeros tres: Héctor Espino 299, Eduardo Jiménez 199 y Matías Carrillo 158.

*GARCÍA TAMBIÉN es décimo en carreras producidas y está a 10 de las 500. A su vez, Chris Roberson es noveno en bases robadas (148) y con tres más empatará a Cornelio García en el octavo. Quien no pudo llegar a los mil ponches fue Francisco Campos, ya que finalizó con 953 en el décimo sitio de por vida en una lista que encabeza Vicente ‘El Huevo’ Romo con 2038.

SÍGUEME EN TWITTER: @purobeisbolfb

fballesteros@purobeisbol.com.mx

OPINIÓN
Tirabuzón
Por Juan Alonso Juárez
Zona de Contacto
Por Fernando Ballesteros
Imparable
Por Héctor Bencomo
Tiempo de Beisbol
Por Enrique Kerlegand
En Terreno de Fair
Por Gilberto Escobar
DANOS TU OPINIÓN
COLUMNAS
¿Algún Columnista en Particular?